Los jóvenes, ¿abandonan los medios convencionales?

Si usted tiene previsto comprar un televisor que está en barata, rebajado, pero es análogo, ¡cuidado! ese aparato no tiene futuro. El 14 de octubre de 2013, los secretarios de Economía, Comunicaciones y Transportes y el presidente de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) publicaron un acuerdo en el Diario Oficial de la Federación que prohíbe en México la comercialización de aparatos de televisión que no estén preparados para recibir y reproducir señal digital en HDTV (High Definition Television) o SDTV (Standard Definition Television). Cabe destacar que desde el 5 de julio de 2013, las secretarías de Comunicaciones, Economía y la Cofetel publicaron el proyecto de nueva norma oficial mexicana (NOM-192-SCFI/SCTI-2013) que corresponde con los criterios que normarán la venta de aparatos de televisión y decodificadores en México, en atención al proceso de digitalización de la televisión abierta, que deberá estar concluido para diciembre de 2015.

Los datos de la Secretaría de Economía indican que en el último año México fabricó 29.6 millones de televisores. De ellos, 26.9 millones fueron en tecnología digital y tres millones de televisores analógicos. La transición de la televisión análoga a la digital está a la vuelta de la esquina en México. El cambio tecnológico “dejó atrás al espectador pasivo para dar lugar al espectador activo, que comenta, participa, propone, critica, forma parte de una comunidad y crea contenido a través de las redes sociales”. Actualmente, “las audiencias buscan involucrarse, participar y sentir que son parte de la historia y de las noticias que se narran”. La digitalización de la televisión implicará también una televisión social que “incentiva la interacción de las audiencias, al compartir y comentar información sobre programas televisivos”. (Carlos Sánchez, Cofundador de “Tuitele”, en la “Mesa redonda: Televisión Social, Transmedia y Nuevas Narrativas Audiovisuales”. Marzo de 2013).

Debido a los datos que registran diversos estudios que señalan que los menores de 35 años le dedican en promedio menos de la mitad de su tiempo a la pantalla convencional de televisión (la que se encuentra fija en su casa, trabajo, negocio o centro de recreación) respecto del tiempo que dedican a consumir productos audiovisuales a través de un dispositivo en Internet, algunos afirman que los jóvenes “abandonan la televisión convencional”. No necesariamente, más bien, la nueva generación de televidentes explora y hace suyos otros nuevos y modernos paradigmas de la televisión, como la televisión social, o la televisión móvil, esa que se comenta en tiempo real con otros televidentes ubicados en sitios lejanos, a través de redes sociales. Además, lo hace mediante dispositivos móviles conectados a Internet.

En Estados Unidos la televisión digital de habla hispana modificó dos tendencias en este país. Uno, su consumo de medios digitales sobre indexa al resto, y aun así su consumo de TV va en aumento, mientras que las estaciones abiertas en inglés siguen a la baja. Dos, la TV Digital  detuvo el crecimiento exponencial de la televisión de paga y se revirtió. En el último año, la TV abierta (libre) digital en Estados unidos repuntó más que la de paga, con tendencia al equilibrio entre ambas en el corto plazo ¿Por qué seguir pagando un sistema de televisión restringida si tienes libre, sin costo, más de cien canales ya en calidad digital de Alta Definición (HD) a través de una simple antena de azotea? Con la digitalización “el mercado hispano reacciona como ninguno y ofrece oportunidades inigualables para las empresas mexicanas y también para las entidades de gobierno en todos sus niveles, que tanta falta hace que le hablen a los paisanos que viven en EU”. En el 2015 el poder de los hispanos llegará a 1.5 trillones de dólares. “Ya quisiera China crecer a un ritmo tan saludable”, señala el vicepresidente de la oficina de Telemundo en México, Juan Witt. El éxito creciente de Telemundo en Estados Unidos es ofrecer paquetes integrados de campañas para TV, radio, Web y dispositivos móviles.

A la pregunta, ¿qué podríamos ganar los mexicanos con la transición de televisión analógica a la digital? Lo más importante será que la televisión en el entorno digital tenderá a ser interactiva, una que pueda plantear experiencias enriquecedoras para las audiencias, tanto de forma por la mejora de la calidad de imagen en digital estándar (SD) o en alta definición (SD), así como mejor calidad de sonido. También de fondo, en la mejora del contenido, pues la interacción con la audiencia a través de redes sociales propiciará una participación del televidente inusitada con la televisora y, más importante aún, al socializar sus opiniones con otros televidentes en tiempo real, sobre los contenidos editoriales, las preguntas del entrevistador, los comentaristas deportivos o los fundamentos de quienes opinan en la pantalla. Más en TVMorfosis: 4, 5 y 6 de diciembre, en la Expo Guadalajara, en el marco de la FIL www.udgtv.com/tvmorfosis

@gabriel_torrese