El “jefe” de gabinete, descafeinado

El pasado 30 de julio se publicó, en el Periódico Oficial El Estado de Jalisco, el Reglamento Interno de las Unidades Administrativas de Apoyo al Gobernador del Estado de Jalisco. Aquí se regula la figura de “Jefe” de Gabinete y otras dependencias administrativas vinculadas a la oficina del Ejecutivo de Jalisco.

Mientras que la figura de Jefe de Gabinete [creado en Argentina, en 1994] tiene en los países que lo prevén rango jerárquico de ministro o secretario de Estado, el “Jefe” de Gabinete jalisciense no existe en la Constitución, ni siquiera en la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo del Estado. Aún más, el Jefe de Gabinete argentino [o sus homólogos, p. ej. el Presidente del Consejo de Ministros, de Perú] es un primero entre iguales. En Jalisco, el “Jefe de Gabinete” es un desigual [pretendiendo ser igual], entre iguales (los secretarios). El “Jefe” de Gabinete creado por decreto en Jalisco, no coincide con ninguna característica de los Jefes de Gabinete observados en los países latinoamericanos. Se trata de otra aportación de Jalisco ¡al mundo!

Mientras que la característica distintiva del Jefe de Gabinete, donde existe, es que se trata de una suerte de Ministro del Interior, que tiene como particularidad responder ante el Congreso (un hombre bisagra). En Jalisco, el “Jefe” de Gabinete sólo responde ¿al Gobernador? Resulta que esta figura no es más que una extravagante estampa de oropel, ya que de acuerdo al Reglamento recientemente publicado, el mal entendido “jefe” del gabinete sólo tiene la facultad de “preparar las reuniones de gabinete”, ni siquiera de convocarlas (como sucede en Argentina), ya no se diga de coordinarlo (como sucede en Perú). “Preparar las reuniones”. Algo así como, ¿preparar el café y las galletitas?

Es importante señalar que, además, esta figura duplica funciones que competen legalmente a la Sepaf. Destaca que el “Jefe” de Gabinete propondrá la priorización estratégica de proyectos al Gobernador, gestionará los “objetivos prioritarios de gobierno” ante el resto de secretarías y dependencias, además de monitorear sus avances y resultados. Pero, ¿qué son los multicitados “objetivos prioritarios de gobierno”, en los que aparentemente tendrá injerencia este “Jefe” de gabinete? Ni la Constitución, ni la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo establecen explícitamente qué son los “objetivos prioritarios de gobierno”. Entonces podemos deducir que son 1) los que se plasman en el Presupuesto, en función de los recursos que se les destina; 2) los que determina el Plan Estatal de Desarrollo. Pero resulta que de acuerdo a la Ley Orgánica, la Sepaf coordina y controla la evaluación del Plan Estatal de Desarrollo, propone “al titular del Poder Ejecutivo las principales las principales directrices de acciones estratégicas en torno a los asuntos públicos relevantes para la entidad” y, presenta al Gobernador la ley de egresos (el presupuesto).

Considérese, además, las facultades explícitas e implícitas que el “Jefe” de gabinete invadiría, respecto de las legalmente conferidas al secretario general de gobierno (que es el único secretario mencionado por la Constitución de Jalisco), que de acuerdo a la Ley Orgánica vigila el cumplimiento de la Constitución, establece relaciones interinstitucionales dentro y fuera del Poder Ejecutivo y es el encargado de la política interior y, por definición, coordina la acción gubernamental.

El sello de la casa: el perfil equivocado. Los perfiles de quienes han sido titulares de la Jefatura de Gabinete en Jalisco, difieren diametralmente con los rasgos registrados en otras figuras similares en la región latinoamericana. De los 15 jefes de gabinete que ha tenido Argentina, desde 1995, todos fueron anteriormente hombres destacados de su partido (ojo), diputados, senadores, presidentes del Banco Nacional y/o ministros de Estado. En Perú, por ejemplo, los dos últimos presidentes del Consejo de Ministros, antes de ejercer este cargo, fueron ministros de Estado y congresistas. De igual forma, el hoy jefe de gabinete brasileño (Ministro-chefe da Casa Civil) primero fue ministro de Estado en dos ocasiones, senador y diputado… Mientras, aquí, lo que tendremos es otro “jefe” de gabinete; pero este, además, descafeinado…

gabtorre@hotmail.com

http://twitter.com/gabriel_torrese