Más fotomultas, y más accidentes

La fotoinfracción volverá “corregida” el 1 de junio, avisó el titular de la Secretaría de Movilidad. Las sanciones económicas a los conductores que sobrepasan los límites de velocidad -captados a través de los fotoradares- no se aplican desde el 01 de abril, porque se dio un tiempo de amnistía de un par de meses para tener las cosas ‘en orden’ (calibrar radares, balizamiento de zonas, campañas intensivas de socialización, señalética, una aplicación para consultar si los conductores tienen multas, entre otros detalles). Aparentemente, al cumplirse todas las promesas anteriores -a pesar de que la fotomulta es considerada ilegal- el operador de la fotomulta (Autotraffic), volverá a las calles ‘redimido’ para continuar con el cobro del 40% de cada fotomulta pagada por el ciudadano. Se trata de un negocio que un coyote pactó con la empresa, para asegurar un monto total de fotomultas a aplicar por mes. Entre más multas, más ganancia para la empresa y mayor tajada para el que, desde el gobierno, pactó esas condiciones absurdas para un programa que debiera tener fines preventivos, y no puramente recaudatorios bajo condiciones que apestan a más y más corrupción.

En el estudio de siniestralidad de la SEMOV (http://semov.jalisco.gob.mx/estadistica) se registra que ocurrieron 213 accidentes, con decesos, en el sitio del percance en 2015. Durante 2016 se registraron 238 percances con fallecidos, lo que acusa un aumento del 11.74% en accidentes donde perdieron la vida personas. Debe advertirse que en Jalisco ha crecido el número de fotoinfracciones (378 mil 996 fotomultas en 2011, contra 1 millón 218 mil 651 fotoinfracciones en 2016: un aumento de 221.6%). También debe considerarse que aumentó el número de accidentes donde hay personas fallecidas (11.74% de 2015 a 2016). Incluso, también subió el porcentaje que cobra la empresa que opera las fotomultas –Autotraffic- (de 11.26% en 2013, a 40% del valor de cada fotomulta en 2016). Al hacer una conclusión de sentido común, se puede advertir que lo que menos se busca bajo estas condiciones, es prevenir la mala práctica de manejar  en exceso de velocidad. Además –lo saben bien en el gobierno- la aplicación de una multa no puede ser concesionada a una empresa, como si se tratara de un servicio.

Las multas y sanciones son necesarias para hacer respetar la ley. Pero en este caso queda claro que el objetivo, por los términos corruptos en que está pactada la fotomulta en Jalisco –con una empresa privada-, el objetivo claramente acusa un negocio –por las cuotas de multas que se establecen para aplicar, y el 40% de cada multa pagada que se otorga a la empresa-, que consiste en proponerse aplicar cada vez más multas, para obtener más dinero. La amenaza está ahí, un interés corrupto encubierto convenientemente, como política para salvar vidas. Otro ingenioso negocio…al estilo Jalisco!

gabtorre@hotmail.com