Del espacio virtual, al escenario electoral

En toda esta crisis el principal adversario son los ciudadanos empoderados por las redes sociales, donde el gobierno sencillamente no ha sabido comunicar.

Los recientes datos publicados respecto a la percepción sobre el gobierno del presidente Peña Nieto deben llamar a la reflexión. La aprobación del Ejecutivo Federal pasó de un 61 por ciento, en diciembre de 2012, a 39 por ciento en diciembre de 2014 (Grupo Reforma, 1/Dic/2014). Perdió 20 puntos porcentuales en dos años. Grupo Reforma destacó el primero de diciembre de 2014 que “este es el nivel de popularidad más bajo que ha registrado un Presidente de la República desde los años 1995 y 1996, al inicio del sexenio de Ernesto Zedillo, bajo un contexto de fuerte crisis económica”.  De acuerdo a los datos difundidos ayer (10 de diciembre de 2014), los casos Ayotzinapa y “Casa Blanca” le han costado al partido del presidente 10 puntos porcentuales, perdidos de agosto a diciembre de 2014. Incluso, el PRD también recibe parte de este costo político y disminuye tres puntos en el mismo periodo, mientras que Acción Nacional gana tres puntos porcentuales.

Hay que advertirlo. En toda esta crisis que enfrenta el presidente y su partido -que en buena medida es también una gran crisis de comunicación- su principal adversario son los ciudadanos empoderados por las redes sociales, donde el gobierno sencillamente no ha sabido comunicar. Como señala Manuel Castells, “con las redes sociales la comunicación pasó de ser vertical y unidireccional a ser horizontal e interactiva”... “Las redes sociales constituyen el medio de información más democrático, más rápido, más autónomo, interactivo, reprogramable y autopropagable en la historia de la humanidad”. Es importante considerar los siguientes datos, a la luz de las elecciones del siguiente año. El padrón electoral nacional registra 86 millones 917 mil 043 electores. En 2012 la participación electoral alcanzó el 62.08 por ciento. De acuerdo al Estudio sobre Hábitos de los Usuarios de Internet en México 2014, el número de internautas en México alcanza los 51.2 millones. El internauta navega en promedio 5 horas 36 minutos al día. El 75 por ciento de estos 51.2 millones de internautas mexicanos lo componen personas menores de 44 años. Un total de 27 millones de personas, de entre 18 y 44 años, son usuarios de Internet. El ¡96 por ciento de los internautas cuenta con Facebook! y el 58 por ciento con Twitter. El 95 por ciento de los internautas reproduce videos en Internet. Lo más recurrido por los internautas son las redes sociales. Para los internautas mexicanos el Internet es el medio de comunicación “más accesible” y el “más confiable”, en una proporción de dos a uno respecto de la televisión.

Según SocialBakers (noviembre de 2014), es en Facebook donde se registra un mayor número de visualización de contenidos audiovisuales. De acuerdo al estudio realizado por esta Consultora en noviembre de este año, señaló que Facebook supera a YouTube como plataforma para compartir vídeos. Para Manuel Castells, director del Internet Interdisciplinary Institute en la Universidad Abierta de Cataluña y presidente del consejo académico de Next International Business Schoolen, el “big bang” de las revoluciones online se gestaron desde Internet. Iniciaron con discusiones en las redes sociales, que fueron altamente virales. Por ejemplo, en Túnez (2011) se hizo viral un audiovisual que mostraba a un hombre árabe de 26 años quemándose ante un edificio de gobierno, donde su último grito fue de protesta por negarse a pagar sobornos a la policía por un puesto de frutas. Otro caso, la revolución de las cacerolas en Islandia (2011): el cantante Hordur Torfason se plantó con su guitarra ante el Parlamento islandés y cantó con rabia en contra de los “banksters” y políticos sumisos. En Egipto (2011), todo inició con un video distribuido en redes sociales por un joven activista, en el que se denunciaba la corrupción policial de este país, y posteriormente fue abatido por policías.

Movimiento 15-M, también llamado movimiento de los indignados, sacó a las calles decenas de miles de personas en las primeras ciudades de España, ante un crudo escenario de 47 por ciento de desempleo en el sector juvenil que se organizó en redes sociales para protestar. En octubre de  2012 hubo más de 500 mil manifestantes en Madrid y 400 mil en Barcelona, ante una convocatoria realizada fundamentalmente a través de redes sociales. Otro caso es el del  Movimiento Occupy Wall Street, nacido en 2011 y que aún sigue, originado por la severa crisis económica de 2008 y la creciente brecha de desigualdad registrada en las últimas décadas en EU. En 2012 tuvimos la primera manifestación de estos fenómenos en México, con el protagonista emergente de las elecciones: el Movimiento #YoSoy132.  Ahora bien, ¿dónde radica la fuerza de los ciudadanos empoderados por las redes sociales? En que son creadores de opinión pública, e incluso líderes de opinión pública, ya que la prensa convencional cada vez atiende más la agenda de los debates que ocurren en las redes. Una realidad que rápidamente deben aprender los gobiernos, en una época, como dice Castells, de indignación y esperanza...

http://twitter.com/gabriel_torrese