¿Quién defiende el agua que le corresponde a Jalisco?

En una declaración por demás oficiosa, el gobernador de Guanajuato lanzó sendas declaraciones en La Jornada Jalisco, en una nota titulada “Agua del río Verde no es de Jalisco: Manuel Oliva” (24 de abril de 2014). En un tono fuera de lugar, el gobernador de Guanajuato apuntó: “¿El agua de dónde viene? El agua no viene de Jalisco. El agua viene de otros estados también y va hacia otro lugar”.

Al respecto, el gobernador de Jalisco bien haría en recordarle a su estridente homólogo que bajo el actual proyecto, el 44 % del agua de la presa El Zapotillo se destinaría para Guanajuato, cuando sólo el 7% de la cuenca río Verde se encuentra en este estado. Además de que la presa se construye en Jalisco y es este gobierno el que cargará con los costos políticos de los tres pueblos inundados.

Ahora que Juan Manuel Oliva lanza reclamos infundados, el gobierno de los jaliscienses debe recodarle que el Lago de Chapala pierde su nivel cada año, mientras las presas aguas arriba, sobre el río Lerma, acumulan cada año más líquido. En contraste, las 11 presas distribuidas entre el Estado de México, Guanajuato y Michoacán -que retienen el agua que llegaría a Chapala-, se encuentran en promedio al 73% de su capacidad total. Mientras tanto Jalisco paga los platos rotos en Chapala que apenas llega al 40% de su capacidad total por la falta de flujo.

Jalisco siempre ha tenido una pésima representación ante la Federación y frente a Guanajuato en la defensa del agua que le corresponde. Así consta con el decreto de 1997, donde se reducía el porcentaje de agua para Jalisco y el de Guanajuato permanecía intacto. Se documenta con la arbitraria retención de agua proveniente del río Lerma-que realiza Guanajuato-que interrumpe el flujo que le corresponde a Chapala. Mientras, los alarmantes niveles de Chapala disminuyen por la tendencia sostenida a retener el agua en Guanajuato. Lo vimos cuando Emilio González cedió a un convenio desventajoso para Jalisco en materia de agua con la presa El Zapotillo, que no respetó los porcentajes decretados por la Federación, con una correspondencia de agua de 56% para Jalisco, cuando el porcentaje debió ser de 74%. Con el actual gobierno, peor aún, enredados en la discusión de la cortina de 80 metros, mientras lo importante no se defiende para Jalisco: una mayor correspondencia de agua.

Como bien lo señaló Manuel Guzmán Arroyo, director del Instituto de Limnología, del CUCBA: “La presa El Zapotillo es realmente para Guanajuato y no para Guadalajara, y a cambio de eso el gobierno de Guanajuato no deja pasar agua del río Lerma a Chapala”… 

gabtorre@hotmail.com