¿Trabaja el PRI en una opción para 2018?

Enrique Alfaro se perfila como un seguro candidato a gobernador, debido tanto a sus cualidades personales, como a su fuerte base de respaldo popular. Con el Partido Movimiento Ciudadano, sin éste o a pesar de MC, su capital político le permite advertirse como una opción apetecible para un partido, pero tiene también la opción para competir como candidato independiente. Mientras la eventual candidatura del presidente municipal de Guadalajara avanza, el partido en el gobierno sigue sin perfilar nada claro. El caso es que si las elecciones fuesen mañana, las probabilidades que tendrían de ganar una elección a gobernador serían muy bajas, y con ello el efecto arrastre que se expresaría en los distritos locales, federales, senadores y la boleta para presidente de la República.

Lo que resulta una verdad de Perogrullo, es que el partido en el Gobierno no tiene otro Aristóteles para competir la gubernatura en el 2018. Del gobierno no surgió un liderazgo de iguales o mejores activos. Es decir, dentro de las filas del tricolor no hay un aspirante a gobernador que sea el puntero en las encuestas de intención del voto (como lo fue Aristóteles, antes de ser gobernador). Podría decirse que en este momento, son al menos tres los aspirantes más aventajados para competir: Arturo Zamora, Francisco Ayón y Eduardo Almaguer (en ese orden). Naturalmente que se podrían mencionar más nombres… pero son estos tres los más adelantados en cuanto al cultivo de un capital político para competir el 2018. A su vez, de estos tres, es el senador Arturo Zamora el mejor calificado, al menos en este momento.

En contra del senador se dice que ya perdió una elección a gobernador. Curiosamente, su eventual competidor, también pasó por eso (Alfaro contra Aristóteles). Ahora bien, tal parece que para que se decidiera a competir, faltaría que el PRI en Jalisco cerrara filas con él. Es justo ahí donde están detenidos con Zamora. El punto es que mientras el presidente de Guadalajara vende futuro político; desde el PRI, la incertidumbre es la característica más evidente. Se dibujan y se desdibujan opciones. Se aventuran conjeturas. ¿Querrá?, ¿podrá?, ¿ganaría? Pero nada, nada se perfila con mediana claridad, y las apuestas ya comienzan a colocarse, porque hoy la tierra es de quien la trabaja…

Ahora bien, ¿construye el PRI una opción para el 2018? Más allá de las inercias, posibilidades y trabajo propio de los tres posibles aspirantes a la gubernatura, ¿les alcanzará el tiempo para consolidar una candidatura competitiva que no ha surgido naturalmente hasta hoy? ¿Podrán cimentar una candidatura sin fracturas? Debido al alto posicionamiento del alcalde de Guadalajara, y al inicio del activismo, tal parece que hoy el reloj ya corre en contra del Revolucionario Institucional.

gabtorre@hotmail.com