¿Menor nivel de confianza de los jaliscienses, para presentar denuncia?

El pasado 30 de septiembre el INEGI publicó –como cada año desde 2011– la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2015. Se trata de una encuesta que mide la "cifra negra" de los delitos cometidos en el país, a través del nivel de victimización a nivel nacional [además de la percepción de inseguridad]. Es decir, mide la impunidad que prevalece en cuanto a ellos. Esta medición es oportuna y muy relevante, porque la inmensa mayoría de los delitos no son denunciados. Se estima que, durante 2014, el 89.2 por ciento de los delitos no son denunciados a nivel nacional. Además, porque a partir de la medición de la "cifra negra" podemos esclarecer un hecho fundamental: analizar si la "baja" de la reducción de los delitos que registran las procuradurías estatales, se debe a 1) una efectiva reducción de los delitos; o 2) a que la "reducción de los delitos" registrados oficialmente se explica en realidad por un menor nivel de denuncia, con el agravante de que ello podría ir aunado a una mayor incidencia delictiva –que es lo que sucede con mayor frecuencia–. Esto es, que cada vez se denuncie menos y, por el contrario, se cometan más delitos.

Para ilustrar lo anterior, baste señalar lo siguiente: mientras que el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública señala que de 2010 a 2014 el número de delitos del fuero común se redujo en un 7.4 por ciento [en función de los delitos denunciados]; el INEGI señala que el número de delitos del fuero común, dentro del mismo periodo, aumentó en un ¡26 por ciento! Esa es precisamente la importancia de una encuesta como ésta, que deja en relieve cifras oficiales que pueden resultar relativas.

De la ENVIPE 2015 destacan también datos reveladores sobre Jalisco, en una perspectiva comparada con la media registrada a nivel nacional. Veamos. En Jalisco, en 2014, existieron tres mil 175 víctimas más de delito por cada cien mil habitantes, en comparación con el promedio registrado en el ámbito nacional. Asimismo, es importante señalar que mientras que el 89.2 por ciento de los delitos no se denuncia a en el país, en Jalisco la cifra asciende a 90.6 por ciento. Es decir, existe un menor nivel de confianza de los jaliscienses para presentar denuncia ante las autoridades. Respecto a la "cifra negra", que comprende tanto los delitos que no son denunciados como los delitos denunciados que no inician una averiguación previa, es importante destacar que mientras que nacionalmente la "cifra negra" –en promedio– ascendió a 92.8 por ciento en 2014; en Jalisco alcanzó el 94.8 por ciento durante el mismo año. De hecho, del periodo que va de 2010 a 2014, nuestro Estado registró en 2014 el mayor porcentaje de "cifra negra" comparado con sí mismo. Un cantidad que vale la pena decir, jamás se ha alcanzado como promedio a nivel nacional desde 2010 [año en que INEGI empezó a medir estos datos]. Si bien, en promedio, el 67.5 por ciento de los delitos denunciados a nivel nacional son investigados; contrasta que en Jalisco sólo el 56.2 por ciento de los delitos denunciados inician una averiguación previa. Estos datos adquieren mayor relevancia si se toma en cuenta la creación del superaparato que supuestamente haría más eficaz la prevención, investigación y persecución de los delitos: la Fiscalía General del Estado de Jalisco.

En cuanto a percepción de inseguridad, son de igual forma interesantes las cifras que acusa Jalisco, respecto de la media nacional. Son cuatro los problemas en los que los jaliscienses perciben una mayor preocupación de lo que se observa en promedio en el país. La inseguridad (59.6 por ciento en Jalisco vs 58 por ciento en el país), la corrupción (29.6 por ciento en Jalisco vs 28.5 por ciento en el país), la educación (23.3 por ciento en Jalisco vs 22.7 por ciento a nivel nacional) y el narcotráfico (23.2 por ciento en Jalisco vs 17.2 por ciento en México). Los principales delitos que aquejan a Jalisco, de acuerdo a esta encuesta del INEGI, es la extorsión con un 23.1 por ciento. El robo total o parcial de vehículo con un 19.6 por ciento, y el robo o asalto en calle o transporte público, con un 16.1 por ciento. Mucha tarea para Eduardo Almaguer, Fiscal General de Jalisco.

gabtorre@hotmail.com