Mariguana: fracasa el mundo entero con la vía represiva

Como lo señaló Enrique Carpizo, académico de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México: “Basta de criminalizar inocentes. En México se permite el consumo de mariguana, pero no se dice dónde adquirirla. Y quien la produce o transporta es un criminal”

Según el Informe Mundial Sobre las Drogas 2013, de la United Nations Office on Drugs and Crime (UNODC), el cannabis es la sustancia ilícita más consumida en el mundo. Apunta que se registró un pequeño aumento de la prevalencia de consumidores de cannabis (180,6 millones, es decir, el 3,9% de la población de 15 a 64 años de edad) en comparación con las anteriores estimaciones en 2009. Destaca que aumentaron las superficies de cannabis erradicadas en los Estados Unidos, pero también aumentó el cultivo en el conjunto del continente americano.

De acuerdo con los Resultados de la Primera Encuesta realizada a Población Interna en Centros Federales de Readaptación Social (2012) levantada en centros penitenciarios federales por el Centro de Investigación y Docencia Económicas, CIDE; en las centros penitenciarios federales el “delito contra la salud”, es el principal delito (60.2%), por concurrencia, de los internos. El 58.7% de la población penitenciaria en reclusorios federales detenida por la venta o producción de drogas, fue detenida específicamente por la Mariguana. El 35% de los presos del fuero federal, tienen que ver con la venta-producción-comercio de la mariguana.

Como señaló Enrique Carpizo, académico de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México: “Basta de criminalizar inocentes. En México se permite el consumo de mariguana, pero no se dice dónde adquirirla. Y quien la produce o transporta es un criminal”. En nuestro país los consumidores de mariguana se hallan atrapados en una maraña legal plagada de contradicciones, donde por un lado el código penal permite el uso del cannabis, pero por el otro que se persigue su producción, distribución y venta. Como menciona atinadamente Enrique Carpizo, la Ley General de Salud permite el consumo para uso personal de ciertas drogas, pero a su vez prohíbe todo tipo de comercialización. Asimismo, no especifica por ningún lado la ley dónde tendrían que adquirirla los consumidores, si se encuentra prohibida su venta.

El consumo de mariguana en Uruguay es legal desde hace 40 años, como lo es el consumo para uso personal en México, no obstante la reciente reforma en este país permitió el cultivo y la venta. La reforma uruguaya contempla que se podrán cultivar hasta 480 gramos de mariguana al año en los hogares, que se permitirá la creación de “clubes por membresía” compuestos por entre 15 y 45 personas, quienes podrán cultivar hasta 99 plantas de mariguana. Pero también señala que se procesará a quienes cultiven o vendan mariguana sin cumplir con las disposiciones gubernamentales y podrían recibir condenas de entre 20 meses y 10 años de prisión. Incluso, para atender estos temas, Uruguay creará el “Instituto de Regulación y Control del Cannabis”, que sería el órgano gubernamental a cargo de las autorizaciones y las sanciones a los incumplimientos dispuestos por la reforma. Adicionalmente, el Estado instrumentará programas de instrucción en todos los niveles educativos, previniendo sobre los riesgos del consumo de drogas, a la vez que se prohíbe cualquier publicidad, directa o indirecta y en cualquier medio a favor de la Mariguana.

En entrevista para la cadena uruguaya de televisión, Canal 4, José Mujica, presidente de Uruguay lazó sendas afirmaciones muy interesantes a propósito del debate que ya inició en México con respecto a la legalización de la mariguana. Mujica define la reforma que legalizó en Uruguay la producción y la venta del cannabis como “una decisión política que no es bonita, pero que se toma para no regalar a la gente al narcotráfico”. Reconoce el presidente que “el país y sus ciudadanos no estaban totalmente preparados para la decisión, que existen dudas, pero que no pueden paralizar el ensayo de nuevos caminos”.

Mujica culmina con una verdad de Perogrullo: “La lucha contra el tráfico de drogas está perdida a nivel mundial” y por ello “buscamos alternativas”. “Se está fracasando en el mundo entero con la vía represiva”. “Existe mucha duda y la duda es legítima, pero la duda no nos puede paralizar de ensayar nuevos caminos ante un problema que nos tiene agarrados por todos lados”. En México y en Jalisco llegamos a un debate impostergable y, como en Uruguay, hay dudas y preocupaciones legítimas, pero es momento de buscar, también, nuevos caminos ante el fracaso de las medidas adoptadas hasta hoy con la prohibición de la mariguana.

http://twitter.com/gabriel_torrese