Jalisco no se merece este pésimo transporte ¿público?

El pasado viernes, fuimos testigos del lamentable suceso en el que un chofer de la ruta 368 arrolló, a la altura de Periférico y Parres Arias, a 19 universitarios de la preparatoria 10 que estaban esperando su autobús en la parada (sobre la banqueta). Las causas del trágico siniestro: exceso de velocidad (en zona escolar que no debe superar los 10 km/h) y la imprudencia criminal del chofer que incluso metió reversa después del impacto. El saldo rojo: una estudiante fallecida.

Después del lamentable suceso, el Secretario General de Gobierno salió a dar la cara, acompañado de varios secretarios. Respondió las interrogantes que se le plantearon, incluso las que la prensa lanzó para otros miembros del gabinete. Motivado por las complejas circunstancias, con la convicción ya del problema, Zamora anunció “mano dura” y “cero tolerancia”. Sin embargo, la medida del gobierno no deja de ser de “apagafuegos”, pues con la gota de la tragedia en prepa 10 se derramó el vaso de irregularidades que rodean al pésimo servicio de transporte público.

La nueva Ley de Movilidad no ha logrado los resultados que se planteó: se mantiene el mismo número de víctimas mortales relacionadas con el transporte público a la fecha, 13 muertes en lo que va de este año y 13 durante el mismo período del año anterior. En 2012 fueron 47 las víctimas mortales (Consejo para la Atención de Víctimas del Transporte Público) y en 2013 fueron 51 en total (SEMOV). No sólo no se redujo o mantuvo la incidencia, ésta aumentó: más de 50 muertes vinculadas al transporte han ocurrido con este gobierno y solamente han valido para el retiro “tibio” de 25 concesiones, dato que no tiene correspondencia ni justificación, pues ¿no debería retirarse la concesión a toda unidad que termine con la vida de un transeúnte? Después del operativo “sorpresa” que realizó la SEMOV a consecuencia del trágico percance, se detectó que sólo en el 30% de las unidades revisadas a la ruta 368 se reportaron problemas como “falta de placas” y “falta de frenos y amortiguadores” (quizá a eso se deban las 2 unidades volcadas en las últimas 3 semanas).

Después de esta revisión, por primera vez ejemplar, nos preguntamos, ¿cuántas unidades de las poco más de 280 rutas de transporte público en la ZMG tendrán este y otro tipo de problemas que pongan en riesgo la vida de los usuarios? Vale la pena recordarlo: este no es sólo un problema que debiera indignar única y exclusivamente a los usuarios del transporte público, pues todos estamos expuestos a ser víctimas mortales de éste por la sencilla razón de que todos somos peatones.

No se necesitaba descubrir “el agua tibia” (cambiar modelo hombre-camión a ruta-empresa) para darle un golpe eficaz a los transportistas que incurran en malas prácticas. Comencemos por aplicar sanciones ejemplares, como las que se aplican a quienes conducen en estado de ebriedad con “Salvando Vidas”: retiro del servicio de una unidad (3 a 7 días) conforme a la magnitud de daños estrictamente materiales que ocasione. En caso de que cause lesiones graves o la muerte, retirar la concesión y la unidad. O todos coludos, o todos rabones.

gabtorre@hotmail.com