Iconia, ¿hasta cuándo?

A cambio del despojo artero a la sociedad tapatía, de hacer privado lo que es un bien público, supuestamente se entregarían 688 millones de pesos en obras sociales a la ciudad, cosa que a la fecha no ha ocurrido y todo parece indicar no ocurrirá.

El negociazo “al estilo Jalisco” entre autoridades municipales y empresarios españoles, con un bien patrimonio público de los tapatíos, inició en junio de 2008, cuando los –en aquel entonces– regidores tapatíos aprobaron casi por unanimidad entregar la reserva territorial más importante de Guadalajara en la zona de la Barranca de Huentitán a un convenio de fideicomiso irrevocable con desproporcionadas desventajas para la ciudad.

A cambio del despojo artero a la sociedad tapatía, de hacer privado lo que es un bien público, supuestamente se entregarían 688 millones de pesos en obras sociales a la ciudad, cosa que a la fecha no ha ocurrido y todo parece indicar no ocurrirá. Y para cargar más la balanza hacia los autodenominados “arriesgados” desarrolladores, el ayuntamiento tapatío asumiría los costos totales de las licencias y permisos para la construcción de Iconia, que el Colegio de Arquitectos y Urbanistas del Estado de Jalisco, valoró en 600 millones de pesos. Es decir, los “empresarios” se ahorraban 600 mdp en licencias y permisos para el negocio “al estilo Jalisco” y a cambio daría 688 mdp en obras (¿?).

No obstante, el ventajoso contrato para los “inversionistas” está en el hecho de que en realidad se iban a vender ¡no 13.6 hectáreas, sino 65.7 hectáreas! ya que el proyecto (negocio) inmobiliario Puerta Guadalajara – Iconia es predominantemente vertical. Así las cosas, si consideramos los metros cuadrados de huella como los metros cuadrados de edificación (verticales) los arriesgados empresarios habrán pagado por metro cuadrado 134 pesos. Imagínese el negociazo que significa vender 1,872 departamentos, 300 locales, un hotel y cientos de oficinas en una torre de 62 niveles, cuando de entrada el metro cuadrado de todo lo anterior te costó poco más de 100 pesos. ¡Increíble el atraco!

Ello aunado al hecho de que de 2010 a 2012 no se ejecutaron las sanciones económicas a Puerta Guadalajara por mora en la entrega de las obras; se constituyó una nueva sociedad y se anexaron nuevos socios, sin la autorización expresa y por escrito del Ayuntamiento, como marcaba el convenio; y desde 2014 no se exige la sanción prevista por incumplimiento total de las obras por 65.5 millones de dólares. ¿Por qué? ¿A cambio de qué?

Apenas ayer, después de permanecer en silencio sepulcral por más de año y medio, los regidores del Partido MC, salieron en rueda de prensa a “urgir” al presidente municipal a resolver el tema, ofreciendo dos opciones para ello: opciones que, sin embargo, no tienen nada que ver con las sanciones previstas en el convenio. La primera opción era recuperar los terrenos y la segunda modificar los términos del decreto. Salvador Caro, en un cinismo característico de él y todos los de PMC, señalaba que “este asunto se generó en la última administración panista y la anterior priista simple y sencillamente lo dejó extenderse”. Pero claro, no mencionó que él mismo, como regidor del PRI, fue uno de los tantos que aprobó el decreto D 54/17/08 de Puerta Guadalajara. La aprobación del decreto únicamente contó con la abstención de Rocío Corona Nakamura (PRI) y con el rechazo único de Celia Fausto (PRD).

Por su parte, apenas ayer, Ramiro Hernández mencionaba que “si no hemos decidido nada es porque no hemos encontrado condiciones para resolver (…) no hemos recibido absolutamente nada, ese es el gran problema (…) no es lo más saludable que un patrimonio municipal esté en manos de un particular sin que haya ningún beneficio para el municipio”. ¿Acaso su síndico, Luis Ernesto Salomón Delgado, no le ha hablado sobre las cláusulas-sanciones dispuestas en el Convenio Marco de Asociación? ¿O a qué se refiere con no hemos encontrado condiciones para resolver? ¿Qué más quiere? Y el PAN en Guadalajara, con su coordinador edilicio Alberto Cárdenas Jiménez, ¿cuándo se pronunciará al respecto? ¿Hasta cuándo el silencio? ¿Hasta cuándo las decisiones acertadas y apegadas a derecho? Hoy, los regidores, síndico y presidente municipal, ciegos, sordos y mudos con Iconia. ¿Por qué?

http://twitter.com/gabriel_torrese