Iconia, ¿a cambio de qué?

El negocio “al estilo Jalisco” nació el 19 de junio de 2008, cuando el Ayuntamiento de Guadalajara en sesión ordinaria aprobó el Decreto D 54/17/08 referente a la edificación del proyecto Puerta Guadalajara, hoy renombrado como Iconia.

Cedieron así “la posesión material y jurídica” de 13.6 hectáreas al grupo español Mecano América, para la construcción de Puerta Guadalajara (ahora Iconia). Un terreno privilegiado de la ciudad, ubicado en las cercanías de la Barranca de Huentitán, que tendría una vista envidiable desde las 20 torres que se erigirían frente ella, con alturas que van de los 25 hasta los 62 pisos.

Guadalajara recibiría 688 millones de pesos en obra a más tardar en 2012 como contraprestación, pero a la fecha no recibió nada, nada…Pero en una especie all inclusive Guadalajara entregó “sin costo alguno” para los desarrolladores todas las licencias y permisos de construcción; licencias y permisos que fueron calculados por El Colegio de Arquitectos y Urbanistas del Estado de Jalisco, en 600 millones de pesos (MILENIO; “Colegio de arquitectos cuestiona proyecto de desarrollo Iconia”; 26/11/2013). Es decir, el municipio cedió 13.6 hectáreas a un fideicomiso “irrevocable” por apenas 88 millones de pesos, que se han jineteado desde 2008 sin a la fecha aportar nada, nada.

El Ayuntamiento celebró un contrato de fideicomiso irrevocable para entregar la joya territorial de Guadalajara a cambio de ¿nada? Un convenio que hace honor a Antonio López de Santa Anna en pleno siglo XXI. De este tamaño es el despojo flagrante del que es objeto un bien público de la ciudad valuado en varias centenas de millones, sin que ningún regidor de oposición diga esta boca es mía (aquí sí, ¡todos bien calladitos!).

De 2010 a 2012 el ayuntamiento tapatío pudo aplicar la sanción establecida en la Cláusula Décimo Tercera, del Convenio Marco de Asociación, por mora en la entrega de las obras sociales que se darían como contraprestación a Guadalajara, y sospechosamente no lo hizo, ¿a cambio de qué? Incluso, en febrero de 2012 Grupo Mecano se asoció con nuevos desarrolladores y constituyó una nueva sociedad anónima con Operadora Salamanca, sin el consentimiento expreso y por escrito del Ayuntamiento, como puntualmente lo exigía el convenio. Mientras, el municipio no objeta nada, nada… Desde el 1 de enero de 2014 el ayuntamiento pudo ejercer la prerrogativa dispuesta en la Cláusula Décimo Cuarta del Convenio, referente a la penalización de 688 millones de pesos por incumplimiento total de las obras pactadas. Pero nuevamente decidieron no actuar… Entonces, Iconia, ¿a cambio de qué?

 

gabtorre@hotmail.com