ICONIA: Negocio al “Estilo Jalisco”

Quienes no saben arriesgar en una inversión para impulsar un negocio, acuden al expediente fácil de convencer a una autoridad del gobierno para participar en proyectos fantásticos.

En el mundo de las relaciones de contubernio entre empresarios y gobernantes, se le llama “negocios al estilo Jalisco” a esos que se hacen con el dinero de los contribuyentes, pero del que los jugosos beneficiarios son los empresarios que se asocian con alguna instancia pública, pero no invierten un peso en la sociedad, pues quien aporta el capital será el contribuyente. De esta manera, quienes no saben arriesgar en una inversión para impulsar un negocio, acuden al expediente fácil de convencer a una autoridad del gobierno para participar en proyectos fantásticos, de los cuales pueden ser “socios”, si aportan un capital que en realidad es el total de la inversión con la que arrancará el negocio al “Estilo Jalisco”.

En realidad no se necesita mucha motivación para que un político quiera convertirse en empresario y participar de los negocios fantásticos con el poder de su firma; esa que como funcionario autoriza recursos públicos para financiar negocios a particulares en los cuales llevará una jugosa comisión o será accionista a través de interpósita persona. Así el Estado financia proyectos de empresarios que no invierten un peso en los negocios. Si ganan, ganan ellos. Si el negocio fracasa, se pierde el capital de los contribuyentes.

Ya lo advertimos en el caso de Chalacatepec, con el “Nuevo Cancún” de Emilio, que impulsó una reforma al Instituto de Pensiones y Jubilaciones -IPEJAL- para que un empresario pudiera disponer del dinero que los trabajadores aportan para su jubilación y con este capital asociarse con Rasaland y aportar más del 100 por ciento del recurso para un negocio en el que el IPEJAL sería socio minoritario (49 por ciento).Rasaland no invirtió un peso, pero es socio mayoritario del desarrollo estancado por inconsistencias jurídicas y ambientales (aún no hay Manifestación de Impacto Ambiental), al fin que el que pierde será el IPEJAL y los trabajadores de Jalisco.

Otro atraco está por ejecutarse, nuevamente con la “vista gorda” de las autoridades de Guadalajara. Antes se llamaba Puerta Guadalajara y ahora le llaman ICONIA, un negocio para particulares que se pretende realizar con la aportación de un bien público propiedad de la ciudad, fraudulentamente entregado a particulares en un acuerdo absolutamente desventajoso que en los hechos supone un daño al patrimonio de los tapatíos. Poco más de 13.6 hectáreas de terreno privilegiado con vista la Barranca de Huentitán fueron aportados, el 10 de julio de 2008, como terreno en breña para el atraco entre desarrolladores y gobierno.

Desde entonces, primero Mecano América y ahora Operadora Hotelera Salamanca, entregarían como contraprestación a la ciudad 688 millones de pesos para obras públicas infladas en precios, en aspectos que no necesariamente son prioridad para la ciudad, sino para su propio beneficio. Aún con el desventajoso acuerdo signado por la último gobierno municipal panista de Guadalajara, la ciudad debió recibir las obras en los dos años posteriores a la fecha en que se constituyó el fideicomiso (según el decreto celebrado D54/17/08, publicado el 10 de julio de 2008), por lo que desde 2010 hay una clara afectación al patrimonio de Guadalajara.  Los voraces empresarios ilegalmente retienen un predio de un valor superior a los 600 millones de pesos, además de reclamar que les mantengan regaladas las licencias de construcción para todo el desarrollo y les concedan, también, el cambio de uso de suelo para condominios verticales ¿Cuánto vale esto?

Ahora nos percatamos que ICONIA no ha entregado ninguna obra a Guadalajara y que las pretenden realizar con el capital que resulte de la venta de vivienda, es decir, pagarle a Guadalajara el codiciado predio con las propias ganancias que el desarrollo inmobiliario genere (sin meterle un peso), con la complicidad de la autoridad para que no exija la devolución del predio, aún cuando está a los ojos de todos que al 27 de febrero de 2014, ICONIA no ejecutó las obras a las que se comprometió Mecano América, al que compró las acciones para el negocio redondo. Otra vez negocios al puro “Estilo Jalisco”. Es decir, de esos en donde el estado aporta el capital, pero las ganancias son para los empresarios y sus socios del gobierno.

http://twitter.com/gabriel_torrese