Hoy y mañana, los primeros debates

El presidente del INE, Lorenzo Córdova, señaló que “necesitamos campañas donde el debate público sea lo más franco posible y tan ríspido como sea necesario”. Hoy y mañana (11 y 12 de mayo) los candidatos a la presidencia municipal de Zapopan y Guadalajara participarán en el primer debate televisado, organizado por el IEPC, el cual será producido y transmitido por Canal 44, Canal 7, Canal Ocho y Radio Universidad de Guadalajara, a partir de las 20:00 horas.

Quienes se inscriben en un debate que será difundido a través de la radio y la televisión, deben ser capaces de ofrecer con elocuencia una participación ingeniosa, con el mayor ejercicio de síntesis. Deben fundar sus afirmaciones en razones evidentes para el electorado y, muy importante, poseer la capacidad de refutar adecuadamente los señalamientos directos. Los candidatos deben analizar detenidamente los temas de la agenda pública y las razones por las cuales estos temas alcanzan relevancia pública, siendo los elementos cruciales para el debate.

Hay que tener presente que el debate significa, en efecto, una doble confrontación: entre los propios contendientes, pero también por supuesto, entre éstos y los medios de comunicación – con el poder de las redes sociales- que transmitirán al electorado las conclusiones sobre las participaciones de los debatientes en ese instante, y más importante, después del debate (el post-debate). La capacidad de cada equipo de campaña para persuadir a la opinión pública de que ganaron el debate, resulta doblemente relevante.

El debate ofrece una excelente oportunidad para acceder a una fuente de información espontánea y privilegiada sobre los candidatos. El público dispone de la capacidad para evaluar consciente o inconscientemente la habilidad de los participantes para usar la metáfora y en general todas las formas del sentido figurado. Se observarán las dificultades o facilidades para la elocución, como son vacilaciones, blancos y repeticiones. Además, el público podrá examinar el lenguaje gestual no verbal (movimientos, expresiones, postura frente a la cámara) y las referencias puntuales que los candidatos hagan sobre ciertos temas de la agenda pública, de sus adversarios, grupos políticos, o instituciones de gobierno.

Evidentemente el debate pretende una persuasión electoral como fin, para lo que desde luego sirve la forma, estilo de exposición, carisma, vestimenta, recursos retóricos y habilidad para la argumentación. Ahí está la clave de este ejercicio y, por qué no reconocerlo, también la sal y la pimienta para el público.

 

gabtorre@hotmail.com