Hernán, Abraham y Chema, los ganadores de la interna del PAN

Ayer se celebraron elecciones para renovar algunos comités municipales del Partido Acción Nacional. Los resultados –aún preliminares cuando esta colaboración cerró– apuntan a una reconfiguración muy interesante de las fuerzas internas del blanquiazul. El grupo que más activos sumó es el encabezado por Hernán e Isaías Cortés Berumen. La dupla, sin mucho aspaviento, generó las alianzas para que sus apoyos fueran determinantes para ganar Tlaquepaque, Tlajomulco y Tonalá (en alianza con Jorge Vizcarra y los hermanos Álvaro y Apolinar Alatorre), tres de los municipios más influyentes en la Zona Metropolitana de Guadalajara. La presencia de Hernán en el Congreso, en la estructura del comité municipal y sus activos en estos tres municipios lo colocan como uno de los liderazgos más influyentes.

En Zapopan se consolidó el trabajo político de Abraham González Uyeda y Antonio Pinto Rodríguez. Abraham y Toño Pinto hilvanaron fino para sumar apoyos para su candidato Ramón Ramírez, que a diferencia de Irvin Ávila obtuvo la diferencia aritmética suficiente para declararse ganador en la primera ronda de votaciones. Ya era muy evidente la presencia e influencia de Abraham en el proceso de reestructuración del PAN. Ahora quedó manifiesta la injerencia que tendrá particularmente en la definición de las candidaturas del PAN en Zapopan.

Como es natural, también algunas sorpresas ocurrieron en estas elecciones internas. En Guadalajara dio el campanazo Chema Martínez, quien obtuvo más de 500 votos producto de su propio trabajo político en Guadalajara. Esto ocasionó que el resto de los candidatos uniera fuerzas en coalición con Juan José Sánchez Antillón para enfrentar a Irvin Ávila, el candidato de Miguel Monraz y Eduardo Rosales, al que ya se le complicaron las cosas en una renovación que amenaza con definirse en litigios postelectorales dentro de tribunales. Aún si pierde Juan José Sánchez, Chema ya ganó al consolidar su grupo en el municipio donde tiene puestos sus intereses.

En Zapotlán el Grande sorprendió la estrepitosa derrota del ex diputado federal y diputado local Alberto Esquer Gutiérrez, quien demostró que ya no es más profeta en su tierra. Claudia Murguía, una joven panista con apenas 12 años de militancia, logró vencer al diputado por este distrito, que se registró como candidato y fue derrotado gracias al respaldo fundamental que la joven panista recibió de la familia Novoa –léase Alberto Cárdenas– y por la propia carga negativa que acumuló el legislador local en la tierra de Juan José Arreola. Con el llamado al panismo “a volver a nuestros orígenes”, la ex dirigente juvenil del PAN aglutinó los votos para ganar la dirigencia de su partido, frente al que en todos los pronósticos daban como ganador.

Los grandes perdedores de esta elección fueron el grupo del ex gobernador Emilio González y Herbert Taylor, que no lograron mayor apoyo para José Antonio Cabello. A la vez, el grupo de Eduardo Rosales que no consiguió, a pesar de todas sus alianzas, sacar la candidatura de Irvin Ávila en primera vuelta.

Pd: Atendiendo el reclamo expreso del diputado Clemente Castañeda, ofrezco una disculpa pública por si alguien se pudo ofender por alguna expresión publicada en mi anterior columna con respecto a los textos usados por la diputada Verónica Delgadillo que debieron ser entrecomillados.