Divide y vencerás, con eso ganó el PRI de Beltrones

Este 5 de junio, el 45.3 por ciento del electorado del país –perteneciente a 14 estados– pudo elegir a 12 gobernadores; 965 Ayuntamientos; 239 diputados locales de MR; y 148 diputados locales de representación proporcional. En esta jornada electoral se votaron mil 366 cargos de elección. La CDMX eligió también candidatos al Constituyente en una elección única e histórica, con una participación electoral realmente baja (lo que también fue histórico).

Según el INE, se instalaron 99.98 por ciento de las casillas, según INE. Cabe destacar que de un total de 68 mil 28 casillas programadas, sólo 26 no fueron instaladas: 11 en Oaxaca, cuatro en Tlaxcala y una en la Ciudad de México según el INE.

Según los resultados preliminares disponibles hasta hoy, el PRI parece haber ganado ocho gubernaturas de 12 en disputa (Manlio Fabio se adjudica nueve). Ganan con porcentajes realmente disminuidos (apenas superiores al 30 por ciento), pues se mantienen como mayoría relativa (un voto más que sus adversarios), debido a que la votación se dividió por la emergencia de Morena, que es el actor emergente que se consolida en este proceso como partido nacional. Veracruz parece sorprender con una elección cerrada, agobiada por las irregularidades y la violencia. Contrario al sentido común, el PRI parece ser el que tiene más posibilidades de triunfo, pese al desastre de gobierno que ha protagonizado en esa entidad. Esto indica que un candidato del mismo partido del gobierno, que se desmarque abiertamente en campaña del mal gobierno, tiene posibilidades de ganar la elección, contra todos los pronósticos.

El PAN no se derrumba, pero el actor emergente que se consolida electoralmente es Morena, el enemigo a vencer para el PRI. El gran perdedor de estas elecciones fue el PRD (especialmente su presidente Agustín Basave), que pierde su principal bastión, la Ciudad de México. Morena, con López Obrador, liderará el voto de Izquierda en México, con un candidato vigorizado para la presidencia en el 2018. Con estas elecciones se prefigura el escenario más probable para la elección presidencial de 2018: una elección de tres, con porcentajes cercanos al 30 por ciento, con apenas una ligera ventaja para el PRI. No obstante, la estrategia de dividir el voto de la oposición y llevar en alianza a partiditos con 2 o 4 por ciento de votos, le dieron al PRI de Manlio Fabio Beltrones el escenario perfecto para salir airoso de un proceso electoral muy difícil, con un entorno nacional que parecía más complicado para el partido del presidente. El PAN se queda con al menos dos gubernaturas, y el PRD bien segura, sólo una hasta ayer.

Divide y vencerás, parece ser la moraleja. Una vieja máxima que demuestra que más sabe el Diablo por viejo, que por Diablo. López Obrador y Beltrones, los actores más robustecidos por los resultados de estos comicios.

gabtorre@hotmail.com