En el Congreso, el que la hace, no la paga

El pasado 17 de marzo, el diputado Víctor Manuel Sánchez Orozco, presidente de la Comisión Especial de Seguimiento a los Casos López Castro, Ola Outsourcing y Servicios Administrativos y Empresariales (SAE), documentó una indignante y lesiva ordeña de recursos en el Congreso del Estado de Jalisco por un monto que asciende a los 685 millones 093 mil 713 pesos, acumulada durante la 58 y 59 Legislatura. Es decir, de 2007 a 2012, en el Congreso del Estado ocurrió un despojo superior al presupuesto que se destinará para todo 2015 a la Secretaría de Movilidad (614 mdp), Secretaría de Innovación Ciencia y Tecnología (572 mdp), Secretaría de Cultura (506 mdp), Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (137 mdp), Instituto de Transparencia e Información Pública del Estado de Jalisco (60 mdp) y un largo etcétera.

El desproporcionado desfalco incluye las asesorías al “estilo Jalisco”, esas de las que no existe constancia alguna de su realización, excepto los millonarios pagos emitidos a los contratados despachos “coyoteros”, que revelan siempre una larga lista de domicilios falsos, documentos, actas constitutivas y apoderados legales apócrifos, prestanombres comunes y firmas falsificadas. Despachos surgidos de la noche a la mañana, y que desaparecieron después de consumado el “robo al pueblo” (Aristóteles Dixit). Por citar un ejemplo de lo anterior, veamos el nombre de Orlando Rodríguez Reyes que, de acuerdo a las investigaciones de la Comisión Especial que preside Sánchez Orozco, aparece en las escrituras de OLA Outsorcing, SAE y López Castro. En las dos primeras aparece como apoderado y en la tercera como perito (La Jornada Jalisco; 18/Mar/2015). Así pues, destacan a la luz las asesorías fantasma por la que se pagaron 575 mil pesos a López Castro, que irónicamente es el menor fraude de todos los ocurridos en el Congreso, pero, sin duda, el más visible hasta ahora. Los 21.7 millones a Ola Outsourcing y los 31 millones a SAE, seguirán en la congeladora.

No obstante, es importante señalar que las asesorías “fantasma” que se contrataron durante la 58 y 59 Legislatura, supuestamente dedicadas a reducir el pago de impuestos del Congreso, suman un monto total de 118 millones de pesos. Es decir, López Castro, Ola Outsourcing y SAE sólo representan el 45 por ciento de las asesorías fraudulentas que contrató el Poder Legislativo de 2007 a 2012.

Incluso, de 2009 a 2012 desaparecieron 387 millones 877 mil pesos que se les redujeron quincena tras quincena a todos los trabajadores del Legislativo local, por concepto de ISR, pero que nunca fueron pagados al SAT. Nada más por este robo (al estilo Celso Rodríguez), cada año los diputados locales se repartían 129 millones 292 mil 368 pesos. Asimismo, se jinetearon las aportaciones de los trabajadores para el IPEJAL, referente al 8.5 por ciento del salario del trabajador y el 10 por ciento de la aportación patronal durante los años 2010, 2011 y 2012. La transa les dejó una ganancia total de 135 millones 845 mil pesos. Por si fuera poco, decidieron embolsarse 11 millones 982 mil 942 pesos de la cuota que aportaban sus empleados al IMSS, misma que fue reducida durante 2012, pero que tampoco fue pagada, poniendo en riesgo derechos fundamentales de sus trabajadores, al dejarlos sin seguro social.

De igual forma, en febrero de 2011 fueron destinados 31 millones para crear un Fideicomiso que supuestamente serviría pagar indemnizaciones de enfermedades por riesgos de trabajo. No obstante, los empleados del Congreso ya contaban con seguro de gastos médicos mayores por 2 millones 702 mil pesos. A la irregularidad que de por sí ya representa este caso, se suma el hecho de que 5 millones del Fideicomiso para el fraude fueron transferidos a una constructora, “Idea Ingeniería en Diseños”, que nada tiene que ver con seguros médicos. A la fecha, los jaliscienses seguimos sin tener justicia, con una lacerante corrupción e impunidad, pues no hay ningún detenido por el sinfín de corruptelas y malos manejos en el Congreso. Si 58 millones que intentó cobrar López Castro por hacer nada, fueron calificados como un “robo al pueblo” por parte el Gobernador, ¿qué calificativo merecerán los 685 millones de pesos ordeñados en la 58 y 59 Legislatura?

gabtorre@hotmail.com