Competir Guadalajara ¿sin el PVEM?

Según los resultados, si en 2012 el PRI no se hubiera coaligado con el PVEM en la competencia por la gubernatura de Jalisco, no hubiese conseguido la mayoría frente a MC; pues se contabilizaron 965 mil 470 votos para el tricolor en todo el estado, en contraparte al millón 161 mil 622 votos que obtuvo el candidato naranja. Aristóteles Sandoval ganó la gubernatura debido a una muy oportuna alianza con el PVEM, que en todo el Estado sumó 51 mil 99 votos, más otros 292 mil 897 votos en coalición (con el PRI). De tal forma que en la gubernatura, la coalición PRI-PVEM llegó a un total de un millón 309 mil 466 votos, lo que le permitió ser mayoría frente a Enrique Alfaro, por apenas por 147 mil 844 votos.

Aunque eso ocurrió en la suma total de votos en todo Jalisco, no hay que perder de vista que en la ZMG la candidatura de Aristóteles contó, gracias a la alianza, con todos los votos de la coalición PRI-PVEM que llegaron a 663 mil 977 votos. Aún así, Enrique Alfaro lo superó en la ZMG con 810 mil 943 votos, y con ello aventajó a Aristóteles en la boleta para gobernador por 146 mil 966 votos de diferencia. Incluso, en la elección para alcalde a Guadalajara, el PRI (como PRI únicamente) obtuvo menos votos que el PAN. Acción Nacional consiguió 274 mil 922 votos, mientras que el tricolor sumó 268 mil 970 sufragios. Nuevamente, la oportuna coalición con el PVEM le dio al PRI 53 mil 185 votos más, con los que hizo mayoría y superó al PAN para erigirse vencedor.

Los resultados más recientes de elecciones locales nos señalan que un partido que compite solo en una contienda electoral muy cerrada, difícilmente le gana a su adversario. El 21 de mayo de 2014, Integralia Consultores publicó que de las 31 elecciones para gobernador y el DF, realizadas en el periodo 2009-2013, sólo en dos casos consiguieron el triunfo los candidatos postulados por un solo partido: las 30 restantes se ganaron en coalición (**El Financiero; “Coaliciones no garantizan el cambio”; 21/May/2014).

Ante el difícil panorama, parece un grave error subestimar una nueva coalición entre el PRI y el PVEM en Guadalajara. Sobre todo porque ahora el PRI no tiene otro candidato tan popular como lo fue Aristóteles en la pasada elección. Además, porque con todo y el carisma de Aristóteles, la coalición con el Verde y los asesores (que son los mismos), en la boleta a gobernador el PRI perdió en 2012 la elección en Guadalajara. Hoy el rival será el mismo (Alfaro), pero, curioso, los tricolores intentan apostar a un experimento donde incluso subestiman al PVEM, que fue su otrora oportuno aliado.

 

gabtporre@hotmail.com