Chiflar y comer pinole

Los ocho diputados locales de la Fracción Parlamentaria de Movimiento Ciudadano (MC) no solicitarán licencia en el Congreso Local para dedicarse a sus campañas a los diferentes cargos de elección popular. Clemente Castañeda señaló que no lo harán porque la ley no obliga a los diputados locales a separarse del cargo para dedicarse a hacer campaña, no obstante, dicen, renunciarán al sueldo.

Ni el Código Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Jalisco, ni la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales obligan a que un diputado local tenga que separarse del cargo para hacer campaña. Pero pretender chiflar y comer pinole, hacer campaña y hacer como que cumplen como diputados, es otra de esas contradicciones entre el discurso y las acciones de los autonombrados “ciudadanos libres”, que a su vez reciben línea del mandamás Enrique Alfaro. Tal oportunismo resulta ser legal, pero deja en relieve el doble discurso del Partido Movimiento Ciudadano. Sólo cinco priistas han solicitado licencia para dedicarse de lleno a sus campañas: Hugo Gaeta Esparza, Trinidad Padilla López, Gustavo González Villaseñor, Clara Gómez Caro y Roberto Mendoza Cárdenas.

Asimismo, Celia Fausto y Enrique Velázquez, del PRD, ya confirmaron que solicitarán licencia a sus cargos para dedicarse a su campaña. No obstante, ocho legisladores locales del PAN y los ocho de MC no se ven dispuestos a solicitarla. Los de Movimiento Ciudadano dicen que renunciarán al sueldo. Pues esto sí sería anticonstitucional, ilegal, puesto que el artículo 111 de la Constitución de Jalisco señala que el sueldo de los diputados del Congreso del Estado es “irrenunciable”. De acuerdo a lo declarado en la DK 1250 (5/Mar/2015), Clemente Castañeda reconoció que no pedirán licencia para no perder los tres ex diputados panistas que se sumaron a MC (Alberto Esquer, Víctor Manuel Sánchez Orozco y Ricardo Rodríguez). De nueva cuenta, los “políticos ciudadanos” muestran ser adversarios de los partidos políticos en el discurso, pero adictos a todas las prerrogativas de los partidos en los hechos. No sólo se benefician de los diputados de Representación Proporcional (RP) en su partido MC (4 de 5 son de RP), sino que se aferran con uñas y dientes a los tres diputados proporcionales de Acción Nacional. Diputados que formal y legalmente se asignaron al porcentaje de votos del PAN, con el objeto de auspiciar la proporcionalidad en el Congreso. En el caso de los diputados emanados de MC, aquí no perderían la curul, entonces, ¿por qué los diputados de MC tampoco piensan dejar el tan preciado hueso?

 

gabtorre@hotmail.com