Con las Candidaturas Independientes: una golondrina no hace verano

El resultado de algunas candidaturas independientes, durante el pasado proceso electoral, provoca en el argot político cierto análisis sobredimensionado. Algunos pronostican conclusiones catastrofistas para los partidos políticos en la vida pública nacional. Este reduccionismo, sin sustancia, sostiene que los partidos políticos deberían entender (así, en genérico) el clarísimo “mensaje ciudadano” supuestamente expresado en los resultados electorales. Sostienen, uno de hartazgo y desprecio hacia los partidos, de tal forma que la solución a todos nuestros males serán las Candidaturas Independientes. Bien, ¿qué tan cierto es?

De los 52 ciudadanos que recibieron constancia del INE como “aspirantes a candidatos independientes” para competir por una diputación federal, 30 ni siquiera pasaron el primer requisito de respaldo popular para poder formalizarse como “candidato independiente”, puesto que ni siquiera obtuvieron el apoyo de al menos un número de firmas equivalente al 2 por ciento del distrito en cuestión. De los 22 restantes que sí lo consiguieron, sólo uno de estos logró la victoria en las urnas: Manuel J. Clouthier Carrillo, que compitió por el  distrito electoral 05 de Sinaloa. Es decir, sólo el 1.92 por ciento de los ciudadanos avalados por el INE para buscar el apoyo social, resultó electo como diputado federal independiente en este proceso electoral.

En perspectiva comparada, ¿cuál fue el éxito electoral que tuvieron partidos políticos en la elección de diputados federales? Si se parte del hecho de que todos los partidos políticos presentaron 300 candidatos para los 300 distritos federales uninominales, a excepción del Partido Humanista (294), éste es el porcentaje de éxito que tuvieron: PAN, con una tasa de 8.3 ganadores por cada 100 candidatos registrados; PRI-PVEM con 61.6 ganadores por cada 100 candidatos que registró; PRD-PT, con una tasa de éxito de 11.3 por cada 100; PMC con una tasa de 3.3; PNA, con 0.3; Morena, con 4.6; Partido Humanista y Encuentro Social con cero; y las Candidaturas Independientes con una tasa de éxito de 4.5 por ciento.

Entonces, ¿de verdad existe esa catástrofe irreparable para los partidos políticos? El voto nulo, por ejemplo, aunque es de significado amplio y abstracto, bien puede reflejar el hartazgo ciudadano hacia el sistema de partidos. No obstante, el voto nulo ha ido a la baja en las tres últimas elecciones federales: en 2009, fue de 5.4 por ciento; en 2012, fue de 4.9 por ciento; y en 2015 de 4.7 por ciento. Aún más, resulta sumamente difícil sostener tal aseveración cuando el recién creado partido político nacional MORENA, en un hecho inusitado, en la primera elección que compite afianzó 47 legisladores en la Cámara de Diputados, y obtuvo el cuarto porcentaje de votación más alto a nivel federal. ¿No que están en crisis?

El despropósito analítico de ciertos argumentos se pone en relieve cuando además se considera que nueve estados de la República [el 29 por ciento] no han experimentado alternancia partidaria: Campeche, Coahuila, Colima, Durango, Hidalgo, Estado de México, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz. Mientras que en 18 estados más, sólo ocurrió alternancia en el Gobierno entre dos partidos [PRI y otro; lo más destacable es que 11 de estos 18 han vuelto a ser gobernados actualmente por el PRI]. Por cierto, en este proceso electoral, Campeche [que no ha presentado alternancia en gobierno estatal] tuvo un candidato independiente a Gobernador, Luis Antonio Che Cu, quien ¡sólo obtuvo el 0.67 por ciento de los votos! El otro candidato independiente a Gobernador [de los tres que hubo: Baja California Sur, Campeche y Nuevo León], ¡obtuvo sólo el 1.77 por ciento de los votos en Baja California Sur! En este proceso electoral, tanto en el ámbito federal y local, 125 ciudadanos compitieron como candidatos independientes, y sólo seis resultaron electos: el 4.8 por ciento.

Será que, ¿de verdad estamos ante una catástrofe inevitable o un punto de caída inflexible para los partidos políticos, respecto de las candidaturas independientes?  No será que por la natural apertura de la reforma electoral, para permitir las candidaturas independientes, creemos que ya una golondrina, hace verano en México…

gabtorre@hotmail.com

http://twitter.com/gabriel_torrese