Semillas de conciencia

Vivir Adrede. Parte 2.

Tu vida puede ser una gran historia. Vivir fuera de la programación de la genética y la cultura es posible si te asomas a tu naturaleza interior. Hacer eso te conecta con las cosas que realmente importan. Con lo que en verdad tiene sentido. Si mañana fuese tu último día de vida... ¿Qué harías? ¿En qué invertirías esa última oportunidad? Muy probablemente tu respuesta se relacione con acercarte a las personas que amas. Con tus amistades. Con la gente que te sigue y te busca.  Ahora pregúntate qué tanto haces eso en el presente. Si quieres construir una vida trascendente y con significado, pregunta a las personas por su vida. Quiénes son. De dónde vienen. Qué quieren lograr. Pide que te cuenten su historia. Sus significados. Sus sueños y sus miedos. Lo que para ellos importa.

Eso conecta y crea puentes entre nosotros y nos llena de la energía para trabajar juntos por nuestros sueños. A todos nos gustan las historias. Más allá de si sean ciertas o no. Ellas nos inspiran... Los números y las estadísticas no inspiran a nadie. En el fondo, todos deseamos que nuestras vidas importen. Queremos que nuestras historias tengan sentido. Nadie quiere sentirse como que “si no hubiera nacido, el mundo no habría  perdido nada”.

Cada persona toca las vidas de muchos otros. ¿Has visto tu vida desde ese ángulo?

¿Has pensado cuál quieres que sea tu historia de vida? ¿Qué quieres que diga?

¿Crees que puedes hacer las cosas que realmente importan? ¿Puedes hacer grandiosa tu historia?

No importan tus condiciones o situación. No necesitas ser rico ni famoso. Puedes tener una vida con significado, haciendo una diferencia en la vida de otros, donde sea que te encuentres, con lo que sea que tengas. Día a día. ¿Cuál es la clave para hacer que tu vida importe? VIVE CADA DÍA CON INTENCIONALIDAD. Se trata de trabajar en tus sueños y en hacer las cosas que realmente amas y te apasionan. Pero necesitas dedicar un espacio de tu tiempo y tu energía a sembrar en las vidas de los demás, cosas que los inspiren para ser mejores. Dejar una huella en la vida de la gente, hace que tu paso por este mundo sea imborrable. Cuando te encierras en el círculo egoísta donde sólo importan tus necesidades y tus pendientes, tu vida termina por vaciarse y carecer de significados profundos. Ningún triunfo se puede disfrutar cuando estás solo. Ninguna victoria tiene significado si no se comparte. El camino del ermitaño, no lleva a ninguna parte.

Cuando intencionalmente usas cada día de tu vida para traer cambios positivos a las vidas de los demás, tú comienzas a vivir una vida que importa.