Paideia Política

INE: acuerdo oportuno

En toda democracia moderna el voto es un derecho de la ciudadanía para decidir quién debe gobernarla o representarla. Por eso debe ser ejercido sin ninguna presión. El voto libre de coacciones garantiza que las elecciones sean auténticas, es decir, que su resultado sea el reflejo de la voluntad popular expresada en las urnas. Ésta es una práctica que las instituciones electorales deben promover.

Por esta razón, el pasado 13 de enero el Instituto Nacional Electoral (INE) acordó establecer mecanismos para evitar presiones sobre el electorado, la compra e inducción del voto, el uso indebido de programas sociales y recursos públicos. Así busca contribuir a evitar la violación a los principios de imparcialidad y equidad durante los procesos electorales locales en Coahuila, Estado de México, Nayarit y Veracruz.

Entre otras cosas, el INE ordenó realizar la difusión de 17 mensajes para prevenir, atacar y erradicar la compra y coacción del voto. Entre ellos se destaca que el sufragio es un derecho político electoral de los ciudadanos. Por lo tanto, la decisión final de cómo emitirlo dependerá de cada uno de ellos.

Algunos mensajes destacados son: a) el voto es secreto; b) ninguna persona debe obligar a nadie a sufragar en determinado sentido; c) nadie puede saber por quién se vota sólo por tener una fotocopia de la credencial para votar o por tener el número de la misma en una lista; d) las despensas, el dinero, las recompensas o la simple promesa de su entrega, a cambio del voto, no obligan a nadie votar por partido, coalición o candidatura independiente alguna.

Otros mensajes señalan que ninguna persona o institución tiene derecho a comprar, presionar o condicionar el voto, y que los ministros de iglesias tienen prohibido utilizar las reuniones o actos religiosos con fines proselitistas o para inducir al abstencionismo.

El pasado 5 de abril ese acuerdo del INE fue ampliado. Ahora precisa que el reparto de beneficios de los programas sociales está permitido durante las campañas electorales, pero su entrega no puede darse en actos masivos o en modalidades que afecten la equidad en la contienda electoral.

El acuerdo es oportuno. Dota al Instituto Electoral del Estado de México de un instrumento para generar condiciones equitativas en la contienda electoral. Representa una oportunidad para generar certeza de que el resultado del 4 de junio será un producto auténtico de la voluntad popular y no de presiones indebidas al electorado.