Paideia Política

Santiago Nieto y la elección del Edomex


La persecución de delitos electorales ha sido una demanda histórica en nuestro país. Es una actividad prioritaria porque a través de ella se inhiben prácticas delictivas como la compra y coacción del voto o el uso patrimonial y clientelar de los recursos públicos, especialmente los destinados a los programas sociales. Para eso fue creada la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (FEPADE) en 1994.

Ha tenido varios titulares desde entonces, pero sin duda Santiago Nieto ha sido el más destacado de ellos. Le imprimió a la FEPADE un dinamismo inusitado. Multiplicó la presencia de la Fiscalía en todo el país, a pesar de la escasez de recursos. Hizo todo lo posible por cubrir con Ministerios Públicos a todas las entidades donde se llevaban a cabo elecciones. El Estado de México no fue la excepción.

Durante el proceso de este año, Nieto fue muy sensible a las preocupaciones de los representantes de los partidos de oposición, quienes le enumeraron diversas irregularidades de funcionarios públicos de todos los niveles, que buscaban favorecer al entonces candidato de la coalición, Alfredo del Mazo. El fiscal tomó nota de todo y, a petición expresa de algunos de los presentes en una reunión de trabajo, se comprometió a incrementar la presencia de la FEPADE en todo el territorio estatal, especialmente en los distritos del sur.

Como es sabido, el Estado de México es la entidad que más denuncias acumuló este año electoral, algunas muy importantes como la organización "Ahora", por presunto financiamiento ilícito de la empresa española OHL a la campaña electoral del PRI y sus aliados, una triangulación financiera de la que no han querido informar debidamente la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, y la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público

Nieto también investigaba el origen de las llamadas nocturnas que hacían proselitismo electoral, a altas horas de la noche, ocasionando molestia de la gente en contra del partido Morena, supuesto autor de tal impertinencia. Además, se investigaban los citatorios falsos del fiscal electoral local, los ataúdes, las cruces de madera y las cabezas de cerdo colocadas en domicilios y sedes partidistas de oposición, entre otros delitos. Algunas de estas investigaciones, además de Odebrecht, fueron la causa de su remoción. Con su salida muchos de estos delitos quedarán impunes. Sin él, Peña Nieto contará con otro aliado en la FEPADE.