Paideia Política

España: crisis e investidura de Mariano Rajoy

En los sistemas parlamentarios, el poder legislativo es el eje de la vida política nacional. Es un sistema donde los cargos de jefe de Estado y jefe de gobierno son depositados en personas diferentes; el segundo encabezado por un primer ministro o presidente, emanado del parlamento, igual que todos los ministros.

El sistema parlamentario surge en países con alto desarrollo, por ejemplo Reino Unido, España, Alemania e Italia. Los dos primeros se caracterizan por contar con dos partidos fuertes que compiten por el poder; el resto se caracteriza por el multipartidismo. Todos ellos gozan de amplia estabilidad política.

En los sistemas parlamentarios, cuando un partido político obtiene la mayoría legislativa, tiene la oportunidad de constituir gobierno por sí mismo. Cuando no es así, se dificulta la construcción de mayorías y, en su lugar, se producen crisis que dificultan la generación de acuerdos para la formación de gobiernos.

Un ejemplo de lo anterior es el español. Después de dos elecciones, una en diciembre de 2015 y otra en junio de 2016, apenas el fin de semana se concretó la investidura del líder del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, como presidente del gobierno. Con ello se abrió la posibilidad de formar otro gabinete, gracias a la abstención de un sector del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Es la primera vez, desde 1978, que España ha enfrentado una situación así. La reciente experiencia es una clara muestra del desgaste sufrido por el sistema parlamentario español, en donde las figuras del monarca y del presidente del gobierno han sido severamente cuestionadas, además del sistema de partidos.

La crisis parlamentaria ha repercutido especialmente en el PSOE, al poner en jaque el liderazgo de Pedro Sánchez. Asimismo, ha demostrado lo difícil que es lograr los consensos necesarios en una cámara fragmentada por la irrupción de nuevas fuerzas políticas, como Podemos y Ciudadanos, que también buscan ser alternativas de gobierno.

Una vez conseguida la investidura, el reto del gobierno del PP será mantener el apoyo de los diputados que votaron por ella, pero también evitar que la oposición bloquee la actuación de Rajoy. Es probable que el sistema parlamentario español no vuelva a ser el mismo. La crisis vivida durante diez meses ha sido una dura experiencia para los españoles. Seguramente obtendrán enseñanzas útiles para el diseño de su sistema político en el futuro inmediato.