Paidea

El relevo

De acuerdo con lo señalado en artículos anteriores, respecto a la difícil situación que se vive en el país, atribuible en parte al desgaste y debilidad de la figura presidencial, debo decir que la llegada de Manlio Fabio Beltrones a la dirigencia nacional del PRI es un motivo más de preocupación. Es un hecho que da lugar a lecturas diversas y a especulaciones.

Se puede llegar a pensar que no es sólo un relevo formal en ese partido, sino que se trata de un relevo del grupo en el poder real, precisamente cuando el presidente se encuentra en medio de una crisis de credibilidad y de gobernabilidad.

¿Es ya el arranque de la sucesión presidencial y un adelantarse el 2018? O ¿se viene a confirmar que Enrique Peña llegó a gobernar con un poder acotado por grupos muy bien posicionados del priismo dinosáurico, entre los que destacan las figuras del propio Manlio Fabio, de Emilio Gamboa Patrón, Emilio Chuayffet y Jesús Murillo Karam?La preocupación obedece a los claroscuros en la trayectoria del señor Beltrones, quien es considerado por algunos un hombre de experiencia y reconocida capacidad negociadora, mientras que otros lo ven como un personaje siniestro, con vínculos cuestionables.

Se ha mantenido en los primeros planos por más de tres décadas y hay, al menos, dos generaciones de políticos que le deben las posiciones que han ocupado.

Su formación se dio al lado de Fernando Gutiérrez Barrios, quien sabía bastante de política y de los políticos de este país, ya que colaboró con siete presidentes de la República y fue responsable de la seguridad nacional por alrededor de 30 años, con fama de represor de la oposición.

A Manlio Fabio no se le considera cercano al actual presidente, pero ello no le quita el sueño. Ha trabajado con paciencia por largos años, con su propia estrategia y apuesta personal; ha tejido redes y hecho grandes negocios.

¿Su llegada a la dirigencia del PRI es una alianza con el grupo Atlacomulco? Ese movimiento, ¿es una jugada del presidente Peña para poder enfrentar al grupo Hidalgo (del que forman parte Osorio Chong, Murillo Karam, David Penchyna y otros) que se han ido empoderando de cara al 2018? ¿Se tiene decidido ceder poder al señor Beltrones, violentando la regla de que en política el poder no se comparte, con tal de recuperar la gobernabilidad para lo que resta del sexenio?El presidente no desconoce los alcances del poder que ha construido y ejercido Manlio Fabio, desde antes de llegar al PRI.

Es por ello una delicada apuesta la que hace con el movimiento que favorece al señor Beltrones, quien sabe jugar fuerte y puede tomar en serio que el relevo ya se adelantó.


gabriel_castillodmz@hotmail.com