Paidea

Los jóvenes requeridos

Desde el inicio de este sexenio los jóvenes volvieron a ocupar las primeras planas de los diarios, a estar presentes en los noticieros de radio y televisión. Surgen, avanzan, se repliegan. Están en movimiento. Se hacen notar de distintas formas. Hoy todo mundo los quiere utilizar, o al menos aprovechar su potencial. Aparecen en los comerciales del Instituto Nacional Electoral; figuran en la propaganda política de un partido que se autodenomina humanista y del que muy poco o nada se sabe. ¿Entenderán sus dirigentes el significado y la importancia del humanismo? Por otro lado, es comprensible que en el hoy amplio sector juvenil haya diversidad, pues aceptamos e incluso promovemos que no se impulse la uniformidad, que se rechace el pensamiento único. Pero apelamos a que por su propia naturaleza los jóvenes sean inquietos, inconformes, cuestionadores, rebeldes; que se opongan al status quo, a las injusticias, a todo aquello que atente contra la dignidad humana. Sin embargo, hay jóvenes que sucumben al “Canto de las Sirenas”, que se dejan seducir por el Sistema, o que por decisión propia acceden a posiciones desde donde contribuyen a perpetuar el tipo de sociedad con graves desigualdades y a validar el injusto modelo económico que tiene a tantos mexicanos en la pobreza. Ahí está el caso del Niño Verde, el joven dirigente nacional de un partido que ha logrado presencia y posiciones gracias a sus alianzas con el todopoderoso PRI, sin importar ideologías o proyectos de país. Ese joven, de nombre Jorge Emilio González, incurrió en excesos y en actos de corrupción que hoy lo tienen lejos de los reflectores. Lo mismo pasa con algunos jóvenes funcionarios municipales del PRD.Otro de los llamados grandes partidos políticos también estrenó recientemente un presidente nacional joven, que se ha sobreexpuesto a las cámaras de televisión y con cuya imagen nos bombardean a diario, con un mensaje que se pretende “renovador” y contra la corrupción, que resulta de verdad demagógico. El joven dirigente da la impresión de ser un personaje llegado de otro planeta, que acaba de descubrir en la Tierra el “hilo negro”, por la forma en que habla. ¿No conoce la historia? ¿Por lo menos la de su partido, que tuvo la oportunidad de transformar este país al lograr la alternancia y que la tiró por la borda, con los dos presidentes mediocres que defraudaron la confianza de la mayoría de los mexicanos? Además, ¿qué decir del uso que hace el presidente Peña de la imagen de los jóvenes para presentar (o alardear con) su Programa de Jóvenes Emprendedores? ¿Le podemos creer que de verdad apoyará a este sector de la población? ¿Cuántos empleos se van a crear? ¿Cuántos lugares más en las universidades y demás instituciones de educación superior? ¿Y los jóvenes normalistas?Por ello he señalado que hoy los jóvenes son muy requeridos. Pero tengo confianza que la mayoría de ellos no se dejará manipular, ni “maicear”, ni corromper. Estoy seguro que mayoritariamente han entendido que el mundo que les estamos heredando los adultos no puede seguir igual, que es urgente cambiarlo. Por ello, como dijera Ernesto Sábato, “la vida del mundo hay que tomarla como la tarea propia y salir a defenderla. Es nuestra misión”. Hoy es la misión de los jóvenes; y para ello tienen que hacer uso de su inteligencia además de su imaginación, de su coraje cívico, sin ceder ante la astucia de los que tienen el poder, ni ante la demagogia, la violencia o la abulia. Hoy los jóvenes son requeridos pero por esta Nación lastimada, por los que menos tienen, por sus hermanos. 



gabriel_castillodmz@hotmail.com