Paidea

José Santos Valdés, el periodista

Hoy cumpliría 110 años el Profr. José Santos Valdés. No logró llegar hasta esa edad, se quedó en 85, pero vividos intensamente, muy productivos. Como docente, director y supervisor de escuelas, investigador, misionero cultural, periodista, escritor en prosa y verso con calidad y consistencia, además de luchador social.

Sólo tuvo un título, el de Profesor de Educación Primaria, expedido por la Escuela Normal del Estado de Coahuila, pero fue poseedor de una amplia cultura, que se tradujo en una gran cantidad de escritos en forma de libros, folletos o artículos periodísticos, reunidos en 19 tomos, editados por sus ex alumnos de la Escuela Normal Rural de San Marcos, Zacatecas.

En otros textos he aludido a su obra educativa. Ahora abordaré su faceta de periodista que es muy rica, y necesaria en estos tiempos que requieren de un periodismo crítico, cuestionador. José Santos Valdés no tuvo formación profesional en ese campo, pero su cultura y el manejo impecable de la palabra lo llevaron a tener éxito como articulista desde temprana edad.

Se dio a conocer nacionalmente por sus colaboraciones en las revistas Siempre y Política, dirigidas por los periodistas José Pagés Llergo y Manuel Marcué Pardiñas, además por su famosa columna “A bayoneta calada” en el periódico El Día.

Hizo importantes amigos en el gremio; aparte de los mencionados destacan Adelina Zendejas, Francisco Martínez de la Vega y José Alvarado, con los que compartió un periodismo orientado a la defensa de las mejores causas de nuestro país y de los sectores menos favorecidos.

José Santos Valdés asumió que el periodismo se hace con palabras e ideas. Entendió que la palabra es instrumento o herramienta, pero también la vio como arma, de ahí que denominara a su columna “bayoneta”.

Si el poeta Gabriel Celaya llegó a decir que “la poesía es un arma cargada de futuro”, Santos Valdés concibió la palabra como un arma cargada de denuncias, de cuestionamientos, de críticas, de propuestas, de aportes, sobre muy variados asuntos.

El propósito de su periodismo fue la defensa de Juan Pueblo, como él llamó a la población mayoritaria de este país y más desprotegida. A través de ese periodismo habló sobre la conciencia y la sensibilidad que le hacían padecer, sufrir por la injusticia y la desigualdad.

Hoy hace falta recuperar esa sensibilidad, combatir la indiferencia y la apatía.

Hoy hacen falta hombres como José Santos Valdés. 


gabriel_castillodmz@hotmail.com