Paidea

Educación: estilos y retos

Millones de alumnos y miles de maestros han regresado a clases después de las vacaciones decembrinas. De inmediato se anuncia, por parte del titular de la SEP, que 2016 será un año decisivo para la reforma educativa.

Llama la atención la grandilocuencia de las expresiones del señor Secretario al afirmar que “los avances que se alcancen ahora serán base de una de las transformaciones más profundas de la nación, lo que convierte este período en un momento histórico que impactará en el desarrollo, la equidad y la libertad de todos”.

Pero no quedó ahí, pues termina diciendo que 2016 “podría ser recordado como el tiempo en que se avanzó de manera definitiva en la transformación y el cambio educativo del país”.

¡Qué afán de los políticos en buscar la trascendencia a partir de las declaraciones! Cuánto nos ocultan a veces las palabras, utilizadas para disfrazar intenciones. Al menos aquí algunas de ellas dejan abierta la duda, la posibilidad de que no ocurra.

Es el caso de “podría”, en lugar de podrá, pues los supuestos avances son sólo eso, supuestos que, al término de esta gestión, habrá que constatar si se concretaron.

Por ahora me parece un exceso, pero creo que forma parte de un estilo del actual gobierno, de presentar proyectos o anunciar logros con un lenguaje rescatado de los discursos de las grandes gestas heroicas o de los grandes acontecimientos históricos, impulsados por hombres que gobernaron pensando en el país y sus habitantes. No es el caso actualmente.

Es necesario que se demuestre que efectivamente hay un interés genuino en mejorar la calidad de la educación, más allá de declaraciones, y una decisión política tomada al respecto, acompañada de los recursos necesarios. Porque esto nos lleva a recordar los pendientes del gobierno en cuanto a la obligatoriedad de los tres años de preescolar y los tres de bachillerato.

¿Se tiene idea del reto que significa la cantidad de educadoras (es) que será necesario contratar? ¿O del número de planteles y docentes que harán falta para el bachillerato universal y gratuito? Espero que no se hayan olvidado de estos retos y los enfrenten con éxito.Además se debe superar, desde la SEP, la idea de que los alumnos sólo aprendan bien español y matemáticas.

Deben aprender bien el conjunto de asignaturas de los seis grados, lo cual representa el reto de preparar adecuadamente a los maestros.

Desde mi punto de vista este es el desafío más relevante, después de todo lo que se ha dicho y hecho en cuanto a la evaluación de los docentes. Seguiremos con el tema. 


 gabriel_castillodmz@hotmail.com