Paidea

Cultura, mujeres y lectura

En plática reciente, un amigo comentó que es notoria la presencia de mujeres al frente de las instituciones de cultura en la región y en las capitales de los estados de Coahuila y Durango.

Le dije que no había reparado plenamente en ello y empezamos a hacer un recuento: Ana Sofía García Camil, Secretaria de Cultura en Coahuila; Socorro Soto Alanís, Directora del Instituto de Cultura del Estado de Durango; Ruth Idalia Ysais Antuna, Directora del Instituto Municipal de Cultura de Torreón; Claudia Maynez, Directora del Teatro Isauro Martínez; More Barret, Directora del Teatro Nazas; Rosario Ramos Salas, Directora del Museo Arocena; Silvia Castro Zavala, Directora del Museo de la Revolución; Cristina Matouk, Directora del Museo de los Metales; Gretel de la Peña Villarreal, Directora del Museo Regional de La Laguna.

De verdad es relevante esa presencia, que no siempre es bien vista por compañeros varones del medio cultural. Pero quienes estén en esa postura tendrán que acostumbrarse, ya que cada vez en mayor número las mujeres incursionan en el campo de la cultura y otros.

Además, se cuenta en la región con destacadas escritoras, promotoras culturales, promotoras de lectura, directoras de teatro, ejecutantes musicales y más.

Soy de los que ve con agrado esta situación. Valoro  el papel y la importancia de las mujeres por su sensibilidad, su capacidad de trabajo y de organización, aunque también reconozco que la sola condición de mujer no garantiza el éxito en las tareas culturales.

Son necesarias formación y experiencia. En lo primero juega un papel sobresaliente la lectura, especialmente de literatura, actividad en la que de nuevo destaca el sexo femenino según estudiosos del tema. Vargas Llosa al respecto señala, en el libro Elogio de la educación, que “la literatura ha pasado a ser, cada vez más, una actividad femenina: en las librerías, en las conferencias o recitales de escritores y, por supuesto, en los departamentos y facultades universitarias dedicados a las letras, las faldas derrotan a los pantalones por goleada”.

Aunque ya no es un asunto de faldas o pantalones, lo cierto es que las mujeres tienen mayores posibilidades de fomentar la lectura, hacer que otros la valoren, inculcarla en los niños de cada familia. Ello, y la sensibilidad que las caracteriza, puede hacer la diferencia en la construcción de una sociedad distinta y mejor. 


gabriel_castillodmz@hotmail.com