Paidea

Apoyarnos como mexicanos

Con toda intención había evitado escribir sobre el señor Donald Trump. No lo hice durante la campaña en la que logró imponerse como candidato del Partido Republicano, ni tampoco una vez que hubo ganado la presidencia de los Estados Unidos. De verdad es un personaje que resulta desagradable y es poco motivante escribir sobre él.

Pero ahora no importa tanto hablar de la persona, sino de las decisiones que habrá de tomar desde el cargo que asumirá y de las acciones que emprenderá una vez que tome posesión el próximo mes de enero, con sus consecuencias para países como el nuestro. Aunque se ha matizado el discurso racista y la postura antiinmigrante, no deja de preocupar que, según han expresado estudiosos de la política norteamericana, el señor Trump tiene contemplado incorporar a su gabinete a personajes de línea dura, muy conservadores, que no precisamente han manifestado simpatía por los migrantes.

La tendencia al endurecimiento del régimen en el país vecino, ha provocado actitudes agresivas en ciertos sectores de la población que ahora se sienten con derecho a maltratar a quienes consideran “extraños” en su tierra. Un resentimiento por muchos años contenido hoy empieza a aflorar en ciertas franjas de la población blanca estadounidense que se han sentido desplazados por extranjeros.

Ello va a exigir un replanteamiento de la política de relaciones exteriores del gobierno mexicano para que, desde los consulados en la Unión Americana se atienda y se proteja a nuestros paisanos. Pero también ellos, junto con otros sectores de origen latino, habrán de organizarse para hacer respetar sus derechos humanos en un país que se considera adalid en la materia y que exige a otros que los respeten. Hay señales ominosas en el trato a que se verán expuestos los migrantes y deberá detenerse a tiempo.

Circula en redes la versión de que incluso algunas de las grandes cadenas comerciales que apoyaron a Trump en su campaña, hoy están negando la entrada a mexicanos a sus negocios.

Ello me parece una exageración y puede ser sólo un rumor infundado pero, en caso de confirmarse, valdrá la pena explorar la posibilidad de indagar cuántas de esas empresas transnacionales operan en nuestro país y tomar en serio la campaña de vetarlas para no comprar en ellas. Será una manera de apoyar a nuestros paisanos, sin dejar de exigir que las autoridades hagan lo propio. 


gabriel_castillodmz@hotmail.com