Función Sabatina (León)

Función Sabatina

LA ESTELAR

 

Nombre: Verónica "La Pistolera" García Barrios.

Peso: Super paja, pero come una dieta tricolor para pesar más.

Estatura: Mediana. Se candidatea para ser más alta.

 

Nombre: Aurelio "El Chachis" Martínez.

Peso: Spergallo, batalla con la báscula.

Estatura: La segunda estatura más alta en el PRI leonés.

 

VS

 

Nombre: Beto "Juez de la Soga" Padilla

Peso: Supergallo, que no se le ponga nadie enfrente.

Estatura: Media, pero come pan para crecer.

Como nunca antes, la Función Sabatina es dos contra uno. La pareja formada por los pugilistas tricolores Chachis Martínez y la Pistolera García Barrios, se subieron al ring para vapulear a Beto Juez de la Soga Padilla. Ambos revelaron con bombo y martillo que el Descontralor Municipal está acusado de acoso laboral por una ex trabajadora, y que el Ombudsman guanajua, no debe frenar el asunto, dándole sesgo político. El Juez de la Soga Padilla se defendió con un recto de derecha, y dijo que cómo no se pusieron a decir lo mismo cuando el antes secretario de Ayuntamiento,Martín Ortiz, fue acusado de lo mismo. Que Chachis, mejor pague lo que debe de su viaje a España. Y que además, estos dos tienen cara de pared.

 

***

KO

 

El cártel más peligroso en México: la clase política

Los asambleístas (legisladores) son los mercaderes del templo, y el cártel más peligroso de México es la clase política. Esto solo pudieron decírselo en sus narices a los diputados de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, Las Reinas Chulas (que es un grupo de teatro de revista y carpa y más bien de cabaret), durante la entrega de la Medalla al Mérito Artístico 2014 en la capital de la República.

Este grupo, en sus presentaciones ha hecho crítica política posiblemente a la manera del legendario Palillo, y han podido revivir el verdadero teatro para el pueblo, como lo hicieron en su momento Mario Moreno, Cantinflas; Resortes, Manolín y Shilinsky y Los Polivoces, entre otros.

Las Reinas Chulas, ataviadas de sus personajes que han hecho teatro de culto incluso en otros países, dieron sus discursos de la manera más divertida, mezclando el humor negro con el blanco, sin dejar la crítica social y política por la situación del país especialmente en el rubro de la inseguridad. Hablaron de Ayotzinapa, de los secuestros y asesinatos que ahora también son pan de cada día en la Ciudad de México; pero en especial pidieron más apoyo para el arte y la cultura, como una acción que pueden realizar, entre pestaña y pestaña, sueño y sueño, los legisladores capitalinos, haciéndolo extensivo a los senadores y diputados en el país.

Ojalá que así sea.