Vivir el día

Cruda realidad

Es preciso considerar el desabasto principalmente de gasolinas. En más de un lado se llegó a comprar con pánico, protestas y cierre de estaciones de servicio. Una causa grave del desabasto es el robo grande, según denuncia la Procuraduría General de la República.

Los Zetas y el cártel del Golfo han sido conocidas como las organizaciones perversas que ordeñan. Puebla es uno de los estados donde más tomas clandestinas se imponen. Ha habido recuperación de un millón 532 mil 831 litros, el robo es inferior a los casi 4 millones de litros recuperados en 2015. Por supuesto la ganancia de los ladrones es altísima y se calcula que se lucra con una cuantía de 21 mil millones de pesos.

El incremento al precio del combustible ha provocado compras alarmantes y se vuelve a repetir la expresión que califica esta atrocidad: el gasolinazo. En Nezahualcóyotl (Edomex), Colima, Guerrero, Sinaloa y Baja California, las protestas llevan a manifestaciones de reclamos. Junto con el desabasto, las grandes filas para las compras que propician peligros. Una de las graves consecuencias es la compra en tanques portátiles, lo que acarrea peligros en las propias gasolineras y en su transporte y almacenamiento en casas y otros lugares.

Es odioso saber que la producción de crudo cayó en 220 mil barriles diarios. Se contrasta el alza con el aumento del precio en 47.9% y el minisalario en 28.4% en cuatro años. No se dice mayor cosa de este contraste, aunque el secretario Meade publicita que el gobierno federal trabaja contra el desabasto. También el gas natural va a la baja, pues ha caído 14% en lo que se ha reportado en enero.

No se puede exagerar la gravedad magna de estas carencias. Es patente que estos combustibles son la clave energética en industrias y hogares. Con el fortalecimiento de las cadenas de distribución, el contrato de más camiones, la supervisión de gasoductos y el incremento en su seguridad ya se está calculando el impacto que tendrá el alza. Urgidos en San Luis Potosí, para normalizar la vigilancia se cumple con el monitoreo permanente de la Profeco y con Pemex.

También a la carrera, procuran contratar más barcos, más camiones y se aumentó casi al doble la seguridad de los ductos. Dijo José Antonio Meade que se busca que el abasto “no sea un reto entre muchos que habremos de enfrentar”. Inquieta e irrita la información que habrá de tener en la República el alza en el precio.

Se ha tratado de tranquilizar a la opinión pública y así Meade dijo “habremos de estar trabajando con todos para dimensionar en su perspectiva lo que ha dicho el Banco de México espera que sea transitorio y con el tiempo se vaya diluyendo, sobre todo por el entorno en que estamos. Habremos de ver episodios como el de ahorita (sic), en que la gasolina sube porque sube el petróleo y habremos de ver otros en los que la gasolina baja porque baja el petróleo, lo que permitirá a Banxico la inflación objetivo de 3% más menos uno hacia finales del año que entra”.