Vivir el día

Terrorismo yanqui

Ayer en la mañana, el pato Donald Trump instó a que en un mes se entreguen propuestas para el rearmamento y acción de sus poderes militares. También impuso restricciones migratorias a musulmanes, ratificando su racismo infecto.

El lío de la belicosidad por el muro fronterizo entre Estados Unidos y México se ha puesto en cotidiana atención. En México, España y diversos países de América Latina han manifestado solidaridad con las acciones defensivas mexicanas.

Por cierto, ha causado adhesión, respeto y firmeza la convocatoria federal, legislativa y judicial para mantener una unidad solidaria entre todos los mexicanos. Por vez primera, el gobierno de Peña Nieto logró una cohesión que habría de remontar el escaso 20 por ciento que había atraído su gobierno ya en sus últimos tiempos de administración.

No son los mexicanos los únicos que rechazan la imbecilidad del loco neoyorquino. La Coalición Fronteriza de Texas integrada por alcaldes, jueces y funcionarios de 20 comunidades de la frontera con México repudió la orden del misántropo.

El desafiante Trump aduce que esta frontera serviría para beneficio de los dos vecinos. Lo mismo por el tráfico y transito ilegal de centroamericanos, mexicanos, cubanos y africanos. No menos por el contrabando de drogas. En los propios Estados Unidos estas tesis han sido repudiadas, aun por republicanos que controlan las cámaras de representantes y senadores.

El acoso ha forzado a que los secretarios de Hacienda, Economía y Turismo tramen estrategias por la tensión entre los gobiernos. Por más que se venga manifestando el fenómeno reversivo de mexicanos y centroamericanos de retornar a sus países, lo cierto es que hay prevenciones ante la amenaza de retornar a cientos de miles acusados de conductas ilícitas.

Ya se ha precisado que esta lucha es costosa y, más bien, se dice que lo es o será para Estados Unidos por los trascendentales vínculos de comercio entre los dos países. Así que ya salió la American Chamber of Commerce of Mexico para reclamar y esperar que el asunto no se agrave. La revisión y modernización del TLC, o su extinción, han sido asuntos que con los problemas de migración y de seguridad se han expresado y peleado.

Canadá está metida también en estos mitotes y, así, la planta de General Motors ubicada en tierras canadienses trasladará a México a productores. Hay lío para largo donde el terrorismo de Trump será instrumento de acoso vía comercial, diplomática, por más que mediante llamada telefónica Trump y Peña Nieto acordaron no discutir la
financiación del muro.