Vivir el día

Atrás y adelante

Aprovechó Enrique Peña Nieto la entrega del Premio Nacional de Tecnología e Innovación 2015 para tratar de explicar o justificar las condiciones más que deficientes en la mayor parte del país. Las decepciones y los reproches no vienen únicamente de los empobrecidos en México, mayoría nacional.

El premio Nobel de Economía 2008, Paul Krugman, estimó decepcionante el crecimiento de la economía mexicana tras el Tratado de Libre Comercio. El Nobel aludió a una ilusión o fantasía que ha sido la espera de que se cumpla el “milagro económico”, que haría despuntar el crecimiento. Y acierta cuando sostiene “cuándo se dará este milagro mexicano, la gente ya se está cansando de esperar y yo ya me cansé de esperarlo. Tiene 30 años de antigüedad la liberación y claramente eso no bastó”.

Peña Nieto usó consideraciones para explicar los “rezagos” y no dejó de usar retórica que no determina lo que se espera. Aludió a que “el nuevo proyecto de nación que está en marcha nos convoca a dar lo mejor de nosotros, porque es momento de ver hacia adelante y pensar en las nuevas oportunidades y posibilidades”.

También apuntó a lo que él y su gente estiman el nivel de vida en estados como Chiapas, Guerrero y Oaxaca; se tienen que crear empleos de calidad, con capacitación e ingresos dignos, como los que genera la industria. El actual presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) remarcó que para salir del rezago de 25 años en que se encuentra la industria nacional y llegar a modernizarse se requieren más de 250 mil millones de pesos en créditos.

Las controversias y las luchas porque, los antaño llamados sectores del país, hicieron que se piense que sería el sector industrial el promotor mayor de lo que se ha propuesto como progreso nacional. Y así los “canacintros” reclaman créditos para que la industria pueda ser a una tasa agresivamente competitiva, similar a la de los principales socios comerciales, como Estados Unidos, en las condiciones de competitividad que demanda un mundo global.

Le consuela que el Banco de México haya indicado que en la primera quincena de marzo la tasa de inflación anual fue de solo 2.97 por ciento, situándose por debajo de las expectativas trazadas por el Banco de México. Los industriales reconocen al presidente Peña la entereza de estar asumiendo los costos políticos, en toda la extensión de la palabra. Vale el contraste en el reconocimiento de los empresarios y la impopularidad del gobierno federal. Hay estado de emergencia por las subastas de dólares, no admitido.