Vivir el día

La SEP suspendida

Más que confrontaciones, ha habido un prolongado regateo entre distintos funcionarios de la Secretaría de Educación Pública y también diferentes trabajadores, profesores y aviadores. La disputa era sobre la evaluación docente. Finalmente se acordó suspender de manera indefinida el proceso de evaluación.

La discusión está en el ingreso, promoción y permanencia de los profesores en educación básica y nivel medio superior. Emilio Chuayffet declaró que la Coordinación Nacional de Servicio Profesional Docente de la SEP “buscará nuevos elementos a considerar en el proceso de evaluación, por lo cual quedan suspendidas indefinidamente las fechas publicadas para su aprobación”.

Desde 2013, la legislación superior estipuló que las autoridades educativas y los organismos descentralizados deberán evaluar el desempeño docente, y de quienes ejerzan funciones de dirección o de supervisión, en la educación básica y media superior pública. No hay conciencia precisa de lo que tendrán o deberán hacer las escuelas privadas.

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación replicó puntualizando que hasta en tanto no haya un acuerdo firmado, no dejará de hacer sus manifestaciones y mitotes. Por parte de la gremial, Mohamed Otaki Toledo, más que anunciar, advirtió que pasado mañana regresarán con sus activismos derivados de un acuerdo de asamblea hasta imponer la derogación de la reforma educativa federal.

Se van lejos estos maestros, pues su meta es la derogación de la reforma educativa federal. Por lo tanto, por tratarse de una ley federal, sus inquietudes y propósitos van para largo. Quieren tomar el Zócalo y la metrópoli nacional, y andarán de pretextantes políticos en Oaxaca, Guerrero y Michoacán. Allí pararán indefinidamente, dejando sin clases a más de 3 millones de niños.

La iniciativa privada, Claudio X. González, dijo que la SEP merece “reprobación absoluta”, porque, otra vez, la política es considerada superior a la educación, al derecho de los niños.

Pues sí, la política es la fuerza superior, por eso es que el SNTE volvió a solicitar que los maestros se lancen a la consolidación de la democracia, a ejercer los derechos políticos. Y como en otros asuntos, las confrontaciones se incrementan. No se diga hablar de la violencia, que lastra brutalmente a la República.

Seguirán estos pleitos y disputas sin que se prevea la posibilidad pronta de un acuerdo, y no se diga de un árbitro o poder superior respetable. El presidencialismo hoy es más ornato que fuerza conciliadora.