Vivir el día

Pobre del pobre

La información oficial sobre la condición de la pobreza en México es un dato abrumador, junto con las matanzas cotidianas, la pérdida política y social de los estados del suroeste, hacen que nadie pueda ufanarse de progresos que alivien o superen la condición enervada del país.

El Coneval fue el principal informador de estos problemas. Según la medición de 2014, basada en una encuesta del Inegi, creció la condición de pobreza, pero los pobres más humillados bajaron en su penuria: cerca de 90 mil abandonaron la situación crítica, suma que solamente puede considerarse meritoria, un poquito.

El gobierno federal se defiende con la creencia de que faltan resultados del rediseño de Oportunidades. Dice que aún no se incluyen aspectos varios, como la aprobación de las reformas estructurales y la transformación de Oportunidades en Prospera. La secretaria Rosario Robles —quien anda socorriendo en el país a los más fregados— alega que lo que produce rezagos y problemas es el crecimiento económico del país que ha sido muy bajo.

También, en sus afanes esperanzadores, espera que la medición de la Cruzada Nacional contra el Hambre, a presentarse en agosto, hará saber hasta dónde se ha avanzado con esta política social, y así enfrentar los resultados de Coneval. También sostiene que el primer trimestre de 2015 indicia la tendencia laboral de la pobreza, lo que indica que mexicanos con un ingreso laboral pueden acceder a una canasta alimentaria, que ha aumentado por primera vez en cuatro años.

Los coordinadores del PRD y del PAN coincidieron en que el informe sobre los 2 millones más de pobres en México demuestra el fracaso de los programas sociales. El panista Marcelo Torres sostiene que el país “va para atrás”, y que está reprobado en la aplicación de la Cruzada Nacional contra el Hambre, y se ratifica la tesis de los panistas, que achacan a la reforma fiscal la causa del aumento de pobres.

El perredista Miguel Alonso Raya dice que “la política de desarrollo social que se instrumenta en México es la única que hace crecer a los pobres, en vez de disminuirlos”.

Hay otros datos terribles, pero con esto se tiene lo suficiente para el desánimo, ojalá circunstancial, y se detalla el fracaso de las acciones del gobierno federal. Se habla de una inadecuada medición del Coneval, pero la evidencia se puede documentar audiovisualmente, y con revisión de los lugares en donde se puede decir “pobre del pobre”, como se cantaba hace décadas.