Vivir el día

Guerrillas mexicanas

Sin solución de continuidad, la guerra civil en México ofrece cotidianamente instancias de su ubicuidad y crueldad ilimitada. La aprehensión de José Tiburcio Hernández Fuentes, El Gafe, imputado de ser el jefe del cártel del Golfo, ofreció descarada y frontal violencia en la ya reconocida tierra perdida para la seguridad, Tamaulipas. Reynosa es punto clave.

El insolente enfrentamiento ha obligado a que el Ejército y la Marina cumplan tareas policiacas, al lado de la Policía Federal. El arrojo insensato de este cártel llevó a que la misma Secretaría de Gobernación divulgara que en estos hechos corrientes murieron tres civiles armados y resultaron heridos dos elementos de Fuerza Tamaulipas.

Coordinadas, las fuerzas federales y la tamaulipeca operaron para salvaguardar la seguridad del muy damnificado municipio. Fue hasta las 4 de la tarde cuando federales y estatales controlaron o frenaron, desactivaron, bloqueos y reforzaron la vigilancia de la mayoría de los sectores de la ciudad. No se hizo saber ni el número ni los nombres de los detenidos que fueron trasladados a la Ciudad de México.

Se ha divulgado que esta lucha es entre cárteles, principalmente los herederos de Los Zetas y Los Metros. Tienen como enemigos abiertos a otros mafiosos, Los Ciclones. Los trasiegos de los delincuentes incluyen encarcelamientos y liberaciones. Luis Reyes Enríquez, El Z12, salió del penal de Puente Grande, Jalisco, donde estaba encarcelado desde 2007.

Reyes Enríquez, también apodado El Rex, egresó de la prisión después de cumplir sentencia por los delitos de delincuencia organizada y delitos contra la salud. Como se sabe, las filiaciones y herencias entre estos mafiosos tienen antigüedad. Así, Reyes Enríquez era de la gente de Osiel Cárdenas Guillén, quien fue líder del cártel del Golfo.

Los estados donde sus insensateces han tenido mayor operatividad: Estado de México, Querétaro, Hidalgo, San Luis Potosí, Durango y Distrito Federal. El Rex militó en el Ejército en los años 90 y fue comisionado de la Procuraduría General de la República, delegación Tamaulipas.

La lucha clave está en las contiendas entre los cárteles y los negocios imbéciles se encaminan al dominio de las rutas del tráfico de droga, armas y personas a través de los puentes internacionales en la frontera con Estados Unidos. De todo esto se comprende que tienen conocimiento de regiones, autoridades, cómplices o no, y que las batallas son una especie de guerrillas criminales. La lucha entre ellos y contra ellos no será breve ni incruenta.