Vivir el día

Crematorios

Los horrores y violencias se han convertido en pavores de cada día. No en todos los estados del país, pero Guerrero (Chilpancingo) y Tamaulipas acusan las regiones de ingobernabilidad e impunidades. Se han impuesto detenciones de jefes policiacos, entre ellos el experto y cauto comandante Espartaco.

Sin óbice para agradecer y apreciar mucho los esfuerzos de agentes represores, Tamaulipas acoge violencias extremas. Al punto de que en Matamoros atacaron con una granada a una televisora. En Veracruz la victimización de perredistas tampoco tiene reposo. Al parecer el hallazgo de 60 cadáveres en Acapulco es un hecho fraudulento y no se tiene, hasta ayer, consideración firme de que se trate de actividades delincuenciales.

Pero la fiscalía guerrerense sostiene que sí ha habido delitos: contra el respeto a los cadáveres o restos humanos y contra las normas de inhumación y exhumación. El comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, alude a Guillermo Estúa Zardain, dueño del crematorio; los dueños del establecimiento recibían los cuerpos pero no los incineraban y entregaban a sus familiares otro tipo de cenizas y certificados de incineración.

Los restos eran de mujeres, hombres y niños, con embalsamamiento perfecto, sin que se pueda determinar edad. Estaban dispuestos para su cremación. El Servicio Médico Forense se ocupará de una investigación escrupulosa: antropología forense, genética, criminalística de campo, fotografía, medicina y odontología.

Con estas averiguaciones podrán, suponen, determinar la causa legal de la muerte y así conocer mediante cronodiagnóstico fecha y hora de probable defunción. Este conmovedor suceso ya está sujeto a posibles agravios legales: se incumplieron normas sanitarias federales, estatales y municipales. Una llamada anónima inició las indagaciones.

El cremador profesional (posee hornos crematorios en todo el país, con más de 35 años de experiencia, con 250 equipos) podría ser incriminado de fraude. No se sostiene que se trate de violencia del crimen organizado.

Pero son varias las cuestiones que fomentan que allí había cuerpos encerrados dolosamente. Estúa Zardain alejaba a deudos, el crematorio está cerrado desde hace un año, por quiebra o fraude hacia los deudos. Está huido, como se dice. Al principio se consiente en este trabajo, cada vez más requerido. Pero en casos son muchos los juegos para que el hecho no se agote en referencias fraudulentas.

Tangencialmente, se incluirán consideraciones de necrofilia del ya afamado sospechoso. Necrofilia: fascinación mórbida por la muerte y los muertos, se define. Como hay delitos que perseguir, el patético fenómeno habrá de aportar datos, causas y sentido de un muy mórbido y excepcional delito.