Vivir el día

Ceteg y CNTE asaltantes

En Chilpancingo, Guerrero, decenas de presuntos y reales integrantes de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación en Guerrero atacaron la sede estatal del Partido Acción Nacional. No es posible determinar constantemente si los ilegales en la acción repelente a las leyes y estatutos concernientes a la educación son maestros en ejercicio docente.

Los maestros disidentes saquearon propaganda y la quemaron en la calle, e hicieron pintas en el edificio con consignas contra los próximos comicios y por el caso Iguala. En Acapulco, la Ceteg tomó oficinas gubernamentales. En Morelia, profesores de la sección 18 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación callejearon políticamente y bloquearon sedes del Instituto Electoral de Michoacán y del Instituto Nacional Electoral.

Por supuesto, ocurrió que por lo menos 40 por ciento de planteles no impartieran clases, bajo la pretensión de un paro de 48 horas. En esas mismas horas, tardía y forzadamente, Ángel Aguirre solicitó licencia definitiva y alejó las posibilidades de alguna gobernabilidad. Han divulgado insistentemente la decisión de que no se cumplan las elecciones del próximo 7 de julio.

El Instituto Nacional Electoral pidió pacificación, pero afirmó que no se quiere generar un ambiente militarizado o de policía en las cercanías de las elecciones. Lorenzo Córdova dijo que es su obligación instalar casillas para que se permita el derecho fundamental de votar. Pero las fuerzas armadas serán apoyo en otras etapas del proceso electoral.

Se teme que las fuerzas militares y policiacas puedan pasar de su deber de custodia a la acción represiva legalizada. Córdova entiende que la disidencia en Guerrero y Oaxaca es minoritaria y que no habrán de logar el cometido de impedir elecciones. Ya 130 candidatos de 500 diputados han subido su currículum al INE. El caso es que, a pesar de que no se propone militarización, la intransigencia verbal y las acciones saqueadoras anticipan violencias, pero, “hasta el momento no existe el riesgo de que no se instalen las casillas”. A la mitad de mayo se empezarán a distribuir los materiales, las actas imprescindibles para formalizar el proceso.

Son pocas pero eminentes, importantes, las áreas en donde las revueltas y protestas podrán convertirse en rebeliones insoportables, dada la comisión de delitos que no tienen ningún amparo, ni admisión justificada. Las violencias narcas, actos terroristas y la indisposición oficial y popular llevarán a acciones locales y federales para que las revueltas no trasciendan ni causen más agravios y zozobras.