Cortando rábanos

Quiénes son los saqueadores

La semana anterior, el presidente Peña Nieto dio a conocer dos nuevos nombramientos en su equipo de trabajo. Luis Videgaray al frente de la Secretaría de Relaciones Exteriores, quien confesó no saber nada sobre el tema, y María Cristina Cepeda como titular de la Secretaría de Cultura, quien no tiene un título universitario, aunque sí treinta y cinco años ocupando cargos privilegiados en el ámbito de la cultura.

No es de extrañar cuando el propio Presidente de la República plagió su tesis de licenciatura. Por si fuera poco, los sueldos en dichos cargos resultan insultantes para un país con 30 millones viviendo en extrema pobreza.

Cabe preguntarse: si todos los nombramientos van a resultar tan arbitrarios y para ocupar una secretaría bastan las ganas de aprender, ¿de qué sirve entonces la Ley del Servicio Profesional de Carrera, decretada y publicada en el Diario Oficial de la Federación el 3 de abril de 2003?

 

 

Detectó la polecía

gracias a las grabaciones

los rostros de esos ladrones

que se han vuelto en estos días

famosos/ Sus fechorías

no tendrán final feliz

cantando con buen matiz

procedo a dar las señales

de los turbios criminales

que están saqueando al país:

 

A uno lo daban por muerto

hace apenas cuatro meses,

“ya es hora de que regreses”

(le dijo un tuerto a otro tuerto).

Aunque es todavía inexperto

él quiere aprender —¡caray!—

de Canadá hasta Uruguay

tengan cuidado, les pido,

con un ladrón conocido

como Luis Videgaray.

 

En un interrogatorio

se ofreció un retrato hablado

de una banda que ha operado

adentro del Auditorio

Nacional. Ni el purgatorio

logrará que retroceda.

Mejor, sálvese quien pueda

de la apócrifa doctora

porque es Secretaria ahora

María Cristina Cepeda.

 

Uno que no es diplomático

y otra que no es licenciada

a nadie le gustó nada

ese montaje mediático.

No suena muy democrático

proceder de esa manera,

siempre llenan la cartera

en su propio beneficio

¿y en dónde quedó el Servicio

Profesional de Carrera?

 

Y hablando de esas cuestiones

van con el mismo estandarte

Humberto Moreira, Duarte,

y otros cuarenta ladrones.

Sueldos de lujo, pensiones

millonarias —no morralla—

son el botín más gandalla

y otra forma de violencia:

eso sí que es delincuencia

no robarse una pantalla.



cortandorabanos@yahoo.com