Cortando rábanos

La pregunta está en el viento

El pasado 6 de enero, en el municipio de Apatzingán, se produjeron dos “enfrentamientos” entre elementos de la Policía Federal e integrantes de la Fuerza Rural. De acuerdo con la versión del ex comisionado federal para Michoacán, Alfredo Castillo, nueve personas fallecieron en los tiroteos por “fuego cruzado”.

Es decir que los civiles se habrían asesinado entre sí mientras la policía federal sólo atestiguaba los hechos.

Esa era la versión oficial hasta la semana pasada que la periodista independiente Laura Castellanos publicó un reportaje en la revista Proceso llamado «Fueron los federales», en donde presenta testimonios que señalan que durante los ataques hubo al menos 16 muertos y decenas de heridos, revelando información que apuntaba hacia “que los federales habían ejecutado a civiles desarmados en Apatzingán”.

Tiros de gracia a pocos centímetros, alteración de la escena y siembra de armas a los civiles por parte de los federales hacen recordar casos recientes como el de de Tlatlaya e Iguala. Tarda en llegar la justicia.



Eso del fuego fuego cruzado

ha quedado desmentido

sobre todo lo ocurrido 

el seis de enero pasado.

Una vez más, ¿fue el Estado 

-esta vez en Michoacán-

el estratega de un plan

con desenlace sangriento?

La pregunta está en el viento

¿qué pasó en Apatzingán?



Sola, Laura Castellanos,

hizo la investigación

que derrumbó la versión

que se traían entre manos:

“Fue un pleito entre ciudadanos,

así es como aquí se dan”

eso dijo un charlatán

pero nadie creyó el cuento

la pregunta está en el viento

¿qué pasó en Apatzingán?



Aunque las versiones reales

raramente se publican

las evidencias indican

que #Fueron los Federales.

Ellos son los criminales

ocultos en el zaguán,

el eje del huracán

de este México violento,

la pregunta está en el viento

¿qué pasó en Apatzingán?



Estoy pensando en Tlatlaya,

en Iguala y en Acteal

cada versión oficial

que vimos en la pantalla.

Cuánto dice y cuánto calla

de sí mismo el Leviatán,

¿A dónde apunta su plan, 

quién escribe su argumento?

La pregunta está en el viento

¿qué pasó en Apatzingán? 



cortandorabanos@yahoo.com