Cortando rábanos

El de los labios pintados

Por este medio quiero denunciar a Patricia y Rosalba Bastida Salvatierra, quienes  en noviembre pasado llevaron a cabo el 1º Festival “Mikistli” en Tequexquinahuac, Tlanepantla.  Al parecer, las hermanas Bastida reclutaron a varios artistas argumentando que se trataba de una causa noble -un festival para hacer conciencia de los feminicidios en México- y ahora se niegan a pagar los honorarios correspondientes argumentando que “los dirigentes de su partido, MORENA, les están quedando mal”.

Aunque son varios los artistas que se encuentran en la misma circunstancia, hace semanas que las hermanas Bastida se niegan incluso a responder llamadas o mensajes electrónicos.

Desde este foro hacemos un llamado al Diputado Federal Mario Ariel Juárez y a la Regidora Gabriela Valdepeñas, de MORENA, con quienes las hermanas Bastida dijeron estar tratando lo respectivo al festival, para aclarar esta situación ante la comunidad artística lo antes posible.

En otros temas, resultó muy lamentable el fallecimiento del cantante británico David Bowie apenas dos días después de lanzar su último disco, Blackstar. Él es uno de esos casos -como Dylan, Bob Marley o los Beatles- cuya obra no está a discusión: son y punto.

A  través de los polémicos personajes escénicos que encarnaba durante sus conciertos -Ziggy Stardust, Major Tom o The Thin White Duke-, Bowie revolucionó no sólo la historia del rock, sino la idea del arte pop en el mundo. Van mis rábanos por su memoria:

 

Se lamenta Reino Unido

y llora el planeta entero:

el pasado 10 de enero

Ziggy Stardust ha partido.

Antagonista del ruido

y avant-garde de corazón,

el nieto del saxofón

al espacio se reintegra:

sobre de una Estrella Negra

subió al cielo El Camaleón.

 

Ni el coleccionista de arte

que psicodelia transpira,

ni el que hizo más de una gira

con las Arañas de Marte,

ni el que cátedras imparte

silbando una melodía,

ni el conductor del tranvía

ebrio de versos dorados,

ni el de los labios pintados

no de lipstick, de poesía.

 

Ni el Mayor Tomque al espacio

regresa, esta vez sin nave,

ni el que rechazó la llave

para entrar en El Palacio,

ni el que iba Ardiendo Despacio

al fondo de un personaje,

ni el Duque blanco de traje

que cerraba los conciertos:

ninguno de ellos ha muerto

solo continúan su viaje.


cortandorabanos@yahoo.com