Cortando rábanos

Cada quién su guardadito

Con la filtración más grande de información en la historia, los Panama Papers sólo han venido a poner en la mesa el tema de los paraísos fiscales y las empresas offshore. Aunque es cierto que se trata de sociedades legales, al mantener el secreto bancario y escapar de los alcances de las auditorías e investigaciones internacionales, se ofrecen como un mecanismo ideal para el lavado de dinero de procedencia ilícita.

Por lo pronto, Grupo Higa, proveedor consentido de Peña Nieto, vuelve a ser noticia, y resulta inevitable preguntarse cuánto de los impuestos de Coahuila o Veracruz andarán vacacionando en Panamá o en Las Bahamas. Van mis rábanos:

 

Hay quien guarda su dinero

adentro de un calcetín

o en el fondo del jardín

lo esconde en un agujero.

Hay quien guarda el monedero

en su escote, por temor,

y hay quien -con menos pudor-

se hace experto en inversiones

para esconder sus millones

en las empresas Offshore.

 

Hay quien tramita una beca

una tanda, un prestamito,

o llena, poco a poquito,

la alcancía que estaba hueca.

Otros, en Mossack Fonseca,

-discúlpenme que lo diga-

traman su mejor intriga

como Mario Vargas Llosa

o Juan Armando Hinojosa

el dueño del Grupo Higa.

 

Algunos, por precaución,

esconden unos billetes

en el tanque del retrete

o debajo del colchón.

Hay quien tiene la ocasión

de robarle a su mamá

el cambio y después se va

a invertir sus capitales

en paraísos fiscales

como Suiza o Panamá.

 

Hay quien guarda en un abrigo

sus dólares de emergencia,

hay quien recibe una herencia

pero finge ser mendigo.

Hay otros que a algún amigo

venden por treinta denarios

y hay quien protege a empresarios

con arreglos deshonestos

para no pagar impuestos

como nuestros funcionarios.

 

El mundo es muy diferente

para el pobre y para el rico,

que el grande se come al chico

es lo que dice la gente.

Millonario o indigente,

en Wall Street o en cochinito,

invertir no es un delito

ni una prueba de inocencia:

ya cargará en la conciencia

cada quien su guardadito.

 

cortandorabanos@yahoo.com