Cortando rábanos

Un cheque en blanco

El pasado 29 de marzo, la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados aprobó el dictamen de una “ley reglamentaria del Artículo 29 Constitucional”, referido a la suspensión de las Garantías Individuales por parte del Presidente en caso de emergencia, procedimiento conocido como “Estado de Excepción”. Una emergencia, según el propio dictamen, puede ser desde un desastre natural hasta una epidemia, una invasión terrorista o la crisis económica.

De ser aprobado por el pleno de la Cámara de Diputados, este dictamen permitiría que las Garantías Individuales -de por sí frágiles en México- puedan ser vulneradas o suspendidas por las autoridades en cualquier circunstancia. En pocas palabras: pisotear nuestros derechos ahora será legal.

 

Aprobaron el dictamen

que regula el 29

y la noticia me mueve

para decir: “Ay, no ma...”

Me encabrita que difamen

así a la Constitución.

Qué triste legislación

que nos defiende al contrario

diciendo que es necesario

el “Estado de Excepción”.

 

¿De qué nos van a cuidar

suspendiendo los Derechos?

¿De qué lamentables hechos

nos vienen a rescatar?

¿Creen que vamos a olvidar

sus violaciones constantes

a la ley, las indignantes

reformas que nos asaltan?

Porque todavía nos faltan

43 estudiantes. 

 

Que en casos de terrorismo

de invasión o de epidemia

“hay que actuar y el tiempo apremia

en un tsunami o un sismo”.

Que hay que prevenir lo mismo

que a México no secuestre

un platillo extraterreste,

ni Drácula, ni Godzilla,

ni el exceso de tequila

de algún cantante rupestre.

 

Que más vale prevenir

un probable ataque zombie,

o si un loco en una combi

nos la quiere dejar ir.

Que todo puede ocurrir:

!Un ataque talibán!

¡Un incendio! ¡Un huracán!

Pero de Exxon y Monsanto

no nos salvarán ni El Santo

ni Batman, ni Supermán.

 

Lo cierto es que ya vivimos

en Estado de Excepción:

a diario en la corrupción

hasta el cuello nos hundimos.

Me van a disculpar, primos,

pero me queda el temor

de que firmar lo anterior

-y en eso quiero ser franco-

es firmarle un cheque en blanco

al próximo dictador.

 

cortandorabanos@yahoo.com