Cortando rábanos

Ni chairos, ni peñabots

Deja mucho que decir el comercial que la semana pasada lanzó el Gobierno Federal para promover las reformas estructurales, y que ha provocado tanta polémica por una sola frase: “ya chole con tus quejas”. Terrible confusión deben tener en Los Pinos pensando que, más que discutir su conveniencia en el proyecto de país, las mentadas reformas son un asunto de publicidad.

Habría que comenzar por entender que, más allá de las burdas etiquetas, disentir es un derecho. 


Ya chole de corrupción,

ya chole de nepotismo,

chole otra vez con lo mismo:

pura desinformación.

Chole la televisión,

la programación basura,

chole tanta desventura,

chole Monex y su fraude

y aunque sé que nadie aplaude

chole también la censura.



Ya chole con la retórica

que a la reformaestimula,

chole el incendio en Cocula,

esa gran mentira histórica.

Chole la Gaviota eufórica

y su dinero en la banca,

Higa se brincó la tranca

del conflicto de interés; 

chole con sus pagarés

y chole la Casa Blanca.



Chole con repartir teles

poco antes de la elección,

y, ¡chole! sigue en prisión

sin causa el doctor Mireles.

Chole, emigrar sin papeles

sin visas y sin maletas,

chole con las historietas

que dibujan los spots,

ni chairos, ni peñabots:

chole con sus etiquetas.



Chole, sueldos millonarios, 

que en San Lázaro perciben,

chole, mientras tantos viven

con bajísimos salarios.

Ya chole con los sicarios

de uno y otro cartel,

¿quién les pondrá el cascabel?

chole otra vez con lo mismo

¿y el multilateralismo?

Un reto hasta en el papel.



Chole, en fin, con la derecha

que habla mucho y nada escucha,

chole con ponerse trucha

cuando el zopilote acecha.

Ya está prendida la mecha

del México insatisfecho,

y en poco tiempo, sospecho,

se terminará esta racha,

carcacha y se les retacha:

disentir es un derecho. 



cortandorabanos@yahoo.com