Cortando rábanos

Más que un blanco elefante

Ya hace rato que se van perfilando los candidatos para las elecciones presidenciales en 2018. Y aunque  estoy convencido de que los problemas de México no pueden resolverse en las urnas, la disputa por las candidaturas habla mucho de nuestra capacidad para organizarnos y construir un diálogo nacional más allá de nuestras diferencias.

En ese tenor, el EZLN anunció que postulará una “candidata independiente”, que no contenderá por el poder, sino para frenar la destrucción de las comunidades Zapatistas. Ante tal comunicado, respondió López Obrador que “están en todo su derecho, pero el pueblo nos está apoyando en Chiapas y en todo el país. La única esperanza es MORENA, aunque no les guste a muchos”.

A tiempo estamos todavía de no repetir errores. Y hablando de proselitismos, permítaseme anunciar que ya está a la venta en la librería del Museo Arocena de Torreón el libro CORTANDO RÁBANOS con las décimas publicadas en esta columna los últimos dos años y un disco de regalo. Dicho eso, voy al huerto:

 

Es pluralidad de ideas

y apertura en el discurso

no una fuente de recurso

reciclando panaceas.

No es fomentar las peleas

por ver quien come del plato

ni el argumento barato

que divisiones produce,

la izquierda no se reduce

solamente a un candidato.

 

Apuesta por la utopía

que intenta ser realidad,

cerillo en la oscuridad

y acción frente a la apatía.

Práctica, más que teoría,

contrapunto, más que ruido,

memoria contra el olvido,

candil más que dinamita;

la izquierda no se limita

al discurso de un partido.

 

Es dar pruebas de congruencia

entre lo dicho y lo hecho,

no busca el propio provecho

argumentando experiencia.

Ni fomenta la violencia

ni cultiva confusiones,

hace valer las lecciones

del pasado en el presente;

la izquierda no es solamente

un hueso en las elecciones.

 

Ni ceguera militante

ni voto incondicional,

el diálogo nacional

es más que un blanco elefante.

Escucho al subcomandante

y el discurso de Obrador

pero todo alrededor

me grita que no lo olvide:

si la izquierda se divide

México es el perdedor. 



cortandorabanos@yahoo.com