Cortando rábanos

¡Vivan los novios!

El domingo se celebró el día de la diversidad sexual. Millones de personas en el mundo festejaron la legalización de los matrimonios homosexuales por la suprema corte en los Estados Unidos.

En Coahuila, el primer matrimonio entre personas del mismo sexo tuvo lugar hace casi dos años, el 18 de agosto de 2013, en la ciudad de Matamoros.

El respeto y la aceptación de la diversidad será siempre motivo de festejo. Van unas décimas alusivas al tema, sin otra intención que la de hacer una divertida crónica de la lucha por los derechos sexuales en el último siglo.


El sexo, para mi abuela,

se practicaba en lo oscuro

sin gritos, sin desfiguros,

en silencio y con cautela.

La pijama de franela,

—caricias con timidez—

un beso, otro y tal vez…

¡Detente que me da pena!

y el plato fuerte en la cena

quedaba para después.



Con los hippies la proclama

fue ¡Revolución Sexual!:

Engels, Marx y El Capital

se metieron en la cama

para avivarnos la llama

de luchar contra el Estado

cantaba el proletariado

¡Haz el amor, no la guerra!

y entonces el “pecho a tierra”

tuvo otro significado.



En los tiempos posmodernos

de la escena mexicana

saldría del closet Sor Juana

con Frida me pondría el cuerno.

Entre porno y besos tiernos

Webcams y faje virtual,

la sobreoferta sexual

aventaja en experiencia

al Kamasutra y la ciencia

en el lecho conyugal.



Y hablando de preferencias

¡hay tantas categorías!

que ni Maussan, ni la CIA,

explican su procedencia.

Buscando la diferencia

entre Gay, Homosexual,

Lésbico, Queer, Transexual,

Buga y Heteroflexible

se me calienta el fusible

y a mis musas, el comal.



En fin que esto es un festejo

para acallar los oprobios

gritando ¡Vivan los novios!

sin prejuicios ni complejos.

Al mirarse en el espejo

la novia luce bigote

y el novio lleva en su escote

un wonderbra que empalaga

¿pero quién le impide que haga

de su vida un papalote?



Porque el mundo es tan plural

que todo encuentra cabida

y es un festejo la vida

con diversidad sexual:

oigo la marcha nupcial

y las campanas sin freno

anuncian un tiempo bueno

sin que suene a moraleja:

Sé feliz con tu pareja

lo demás, es lo de menos. 



cortandorabanos@yahoo.com