Cortando rábanos

Pintar de azul la desgracia

No podemos confundir democracia con transparencia electoral, ni debemos festejar acríticamente la llamada alternancia de partidos. Aunque resulta histórica la reciente derrota del PRI frente al PAN en 7 de 12 gobernaturas, confieso que no alcanzo a ver las diferencias sustanciales entre las propuestas políticas de uno y otro partido.

Recuerdo el triunfo del foxismo en el año 2000 con la subsecuente entrega del país a los intereses empresariales y me digo que esta película ya la vi.

La democracia, para ser tal, implicaría más que la elección de nuestros funcionarios, es un proyecto distinto de nación. Disculpen si no festejo, la mula no era arisca, pero ya es.

 

¿Qué decir de la elección?

¿Son confiables los partidos?

¿Estarán arrepentidos

de toda la corrupción?

¿Será que la población

no les conoce las mañas?

¿Huyeron las alimañas

y quedaron los honestos

u olvidarán en sus puestos

las promesas de campaña?

 

Qué bueno que perdió el PRI

en 7 de 12 estados

¿Van a quedarse sentados

mirando así como así?

¿Van a decir: “Ya perdí”

y van a soltar el hueso?

¿Será tan limpio el proceso

camino al 2018

o el dinosaurio jarocho

ya prepara su regreso?

 

Yo creo que la democracia

no es un truco electoral:

su cambio es seguir igual,

pintar de azul la desgracia.

No me trago esa falacia

-disculpen mi pesimismo-

pero el neoliberalismo

si es azul o es tricolor

de ningún modo es mejor

al fin, es PAN con lo mismo

 

Se le nubló al solecito

como al equipo uruguayo:

quedó sin plumas el gallo

que algún día fue favorito.

Por eso es que no milito

con ninguna camiseta

soy aprendiz de poeta

y ejerzo la suspicacia

para mí la democracia

no es tachar una boleta.

 

cortandorabanos@yahoo.com