Cortando rábanos

Mover a México: un siglo atrás

Este mes se cumple un siglo de la muerte del dictador Porfirio Díaz, quien gobernó México durante nueve periodos entre 1876 y 1911.

Fue el suyo un gobierno “científico y progresista”, caracterizado por la represión militar, la censura y la explotación de las masas en beneficio de los más ricos. “La devaluación del peso es positiva, nos hace más atractivos”, declaró Peña Nieto este fin de semana, refiriéndose a que así podemos atraer a inversionistas extranjeros, pues se abarata la mano de obra.

Se quedó corto Gardel: un siglo a veces no es nada. 


Movernos es su consigna

-pero nadie sabe a dónde-

la realidad nos responde

con un sarcasmo que indigna.

 Una jugada maligna

prepara el actual mandato

pues desde aquí me percato

de lo que está sucediendo:

México se está moviendo

de regreso al Porfiriato.



Vuelven la tierra y las minas

a las manos de extranjeros,

vuelve a ser de los banqueros

cada calle, cada esquina.

¿Comenzaría con Salinas

la historia de este naufragio?

¿Fue antes? Y un mal presagio

de nuestras contradicciones

se muestra en las elecciones:

no es efectivo el sufragio.



Vuelve la tienda de raya

como una devaluación,

pero es virtual el patrón:

sólo rostro en la pantalla.

Vuelve el fuego de metralla

a masacrar campesinos,

disculparán los vecinos

que hoy tenga la lengua suelta

pero creo que está de vuelta

Porfirio Díaz en Los Pinos.



Vuelve -como en Juchitán-

la muerte a rondar el mapa,

en Atenco, Ayotzinapa,

Tlatlaya y Apatzingán.


Mal ha funcionado el plan

de poner la otra mejilla,

la estrategia es más sencilla

de lo que el gobierno piensa:

en forma de autodefensa

volverán Zapata y Villa.



Vuelve nuestra burguesía

a soñar que está en París,

 agorgojando el maíz

de nuestra soberanía. 

Debe México, hoy en día,

tomar una desición

es muy simple la cuestión,

responda usted de inmediato:

¿Está con el Porfiriatoo

con la Revolución? 



cortandorabanos@yahoo.com