Cortando rábanos

Joaquín Sabina es culpable

No me cabe duda que Joaquín Sabina ha sido, a través de sus sonetos y canciones, un promotor incansable de las virtudes de nuestro idioma. Van para él estos rábanos, hoy que osa profanar con sus plantas nuestro suelo:

Pongamos que en la cantina

hablo de una acusación

que involucra a un tal Ramón

en vez de a Joaquín Sabina.

Pongamos que es su oficina

del Río Bravo al cono sur,

que es del verso un gran tahúr

y que su mejor coartada

para engañar a la almohada

es irse otra vez de tour.

 

No niegues, Ramón Martínez,

tu parte en esta movida

que aquí en la tierra de Frida

el diablo no anda en patines.

La trompeta y los violines

ya hacen sus preparativos,

de tus actos delictivos

tenemos todo un reporte;

para llevarte a la corte

hoy nos sobran los motivos.

 

Se te acusa de escribir

sonetos de madrugada

—no se ha tragado una espada

sino un lápiz el faquir—

El agravante es seguir

los pasos de José Alfredo,

brincar de luces al ruedo

reorganizar tus escombros

y después salir en hombros

junto a Sor Juana y Quevedo.

 

Te acusa la fiscalía

de grafittear la libreta

y silbar en la banqueta

de Calle Melancolía.

Tienes cargos de herejía

(y de eso no quedan dudas)

por traficar con agudas,

con esdrújulas y graves

te persiguen —bien lo sabes—

las casadas y las viudas.

 

Tienes derecho a cantar

sin permanecer callado

y junto a Benjamín Prado

hacer de Praga tu hogar.

Se te acusa de ir al bar

en horas poco habituales

y para colmo de males

con permiso de la Jime;

de esa faena sublime

es testigo Ángel González.

 

No niegues que con Chavela

recorriste un bulevar

de sueños por descifrar

porque era tu alma gemela.

Hoy mi décima espinela

te está tendiendo una trampa:

saca, torero, la estampa

y escucha a portagayola

tu música en la rocola

del legendario Tenampa.

 

Es por todo lo anterior

y más, que aquí se te acusa;

por jugar Ruleta Rusa

con un verso en el tambor.

Pisa el acelerador,

saca de la funda el sable

o agarra en la lluvia un cable

con el que tus líneas rimen:

si ser poeta es un crimen

sin duda tú eres culpable.



cortandorabanos@yahoo.com