Cortando rábanos

Flor de un día

“¿Cómo pudimos llegar a tal grado de deterioro social e institucional en esas regiones del país? No puede haber vuelta atrás. No hay manera de recuperar la engañosa normalidad que como país teníamos antes de los hechos de Iguala o Tlatlaya, porque era anómala, estaba sentada en parte en la simulación, la ausencia de información pertinente, la desidia, la indolencia y la falta de responsabilidad pública de quienes propiciaron ese estado de cosas”. Son palabras de Luis Raúl González Pérez, el titular de los Derechos Humanos en México, durante el discurso que ofreció en la entrega del Premio Nacional de los Derechos Humanos 2014 el pasado viernes. Ojalá —pienso para mí—, este afán por la justicia y la legalidad en México no sea flor de un día. Por cierto, ya estamos en twitter como @Frino_B. ¡Felices fiestas!
El derecho a la igualdad, la salud, la educación, a tener información y a vivir en libertad. En el campo, en la ciudad, de la teoría a los hechos, conformes e insatisfechos de la tierra mexicana: es tarea cotidiana defender nuestros derechos.  
La libertad de expresión, el acceso a la comida, la defensa de la vida sin trabas ni condición. Desde la Revolución no hay amos ni capataz: disentir de los demás es un derecho también, hoy, por nuestro propio bien “no puede haber vuelta atrás”. 
Hay flores de temporada, y otras se dan todo el año la flor debe su tamaño al huerto donde es sembrada. Una semilla no es nada sin agua y sin buenas manos, sembremos —los mexicanos— hoy, un futuro mejor para ver crecer la flor de los Derechos Humanos. 


cortandorabanos@yahoo.com